Pedro San Ginés (CC): “Saldrán miles de detractores a mi candidatura pero me enfrento a ello con serenidad”


El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, ha salido al paso para aclarar que nunca se le ha acusado de robar o malversar. “La causa por la que se me investiga es porque hay duda en el procedimiento que llevamos a cabo. Es decir, se duda si la parte administrativa está bien hecha”, pormenorizaba hoy tras la reciente apertura de juicio oral por parte de un juzgado lanzaroteño, una causa donde deberá demostrar -él y dos técnicos del Cabildo- que no hubo prevaricación administrativa en la incautación de la planta de desalación de Janubio.

En este escenario, el responsable insular reconoce que “desgraciadamente me esperan unos meses donde saldrán miles de detractores a mi candidatura pero me enfrento a ello con serenidad, tranquilidad, firmeza y convicción, con más ganas que nunca”, subraya.

Y añade: “Hay un partido político que se ha personado en la causa (Podemos), y le dan el derecho a que me deba explicar. No hay acusación particular y la Fiscalía pide el archivo. Y no pasa nada. Tengo muchas ganas de ir, explicar el tema y cerrar el capítulo”.

Criticaba por otro lado el presidente lanzaroteño el hecho de que “para una oposición oportunista, con el único propósito para esta isla que acabar políticamente conmigo, el auto sea un jugoso titular al que interesa darle pantalla para sacarle rédito político, pero cuando gobiernas estás sometido a un sin fin de procesos judiciales y no dejan de ser trámites que hay que pasar”.

Ha explicado nuevamente hoy con detalle Pedro San Ginés las actuaciones realizadas en 2014, y califica como “positiva” para los contribuyentes la toma de decisión derivada de la incautación de la planta de Janubio, en Playa Blanca.

En cuanto a la decisión tomada al incautar la planta, el responsable nacionalista expone: “Si tengo algo claro, es que estoy en la Presidencia para tomar decisiones. En esta vida hay que ser serio, firme y contundente; y lo que no podía hacer era dejar que eso siguiera sucediendo, que una empresa privada suministrara agua pública. De hecho, si no hubiera tomado una decisión, estaría haciendo dejación de funciones, prevaricar por omisión tal y como amenazaron en denunciar el Gobierno de Canarias y el Diputado del Común. Uno de mis principios cuando accedí a la Presidencia es que todos los ciudadanos de Lanzarote intentasen estar en igualdad de condiciones y lo que no podía permitir era que los vecinos de una zona de la isla tuvieran el agua más cara con una facturación ilegal”, argumenta hoy.

Add a Comment