¿Quién mató el Puerto de Arrecife?

Antonio Rodríguez. www.canaryport.es

La petición de segregación del Puerto de Arrecife de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, liderada por la Cámara de Comercio de Lanzarote y su presidente, y respaldada por las instituciones de la isla, aunque no así por el sector portuario de la isla, como lo demuestra la consulta o “referéndum” que realizó la Autoridad Portuaria de Las Palmas entre todas las empresas instaladas en él, generó un rifirrafe que mantiene vivo José Torres, el presidente cameral lanzaroteño.

La Autoridad Portuaria de Las Palmas y  su presidente, Luis Ibarra, se han cansado de repetir que esta decisión de conceder la independencia o no al Puerto de Arrecife, de permitir la creación de una nueva autoridad portuaria que lo gestione, corresponde exclusivamente a Puertos del Estado y el Ministerio de Fomento.

Tras la elaboración de un informe no vinculante solicitado por Puertos del Estado, hace ahora más de una año, a Puertos de Las Palmas, este último organismo le ha solicitado reiteradamente al primero que tome una decisión y cerrar así un asunto que enturbia las relaciones entre las administraciones de la isla y la propia Autoridad Portuaria.

Los empresarios también han manifestado su postura y exigido una decisión al respecto a Puertos del Estado.

Y, aunque no de manera oficial, Puertos del Estado ha expresado en algunos círculos que es inviable económica y políticamente esta segregación, porque además abriría una puerta que resquebrajaría el propio sentido de esta administración.

Dicho esto, lo que no tiene explicación es la actitud de José Llorca, en este y otros asuntos, con la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

Ya el pasado mes de mayo, a través de una pregunta escrita (¿Cuál es la postura que mantiene a este respecto la Dirección General de Puertos del Estado?) presentada a la Mesa del Congreso de los Diputados por María Pita, diputada por Las Palmas, en julio obtuvo esta respuesta por parte del Gobierno: 

“Desde el sistema portuario de interés general se está en proceso de estudio de la creación de una nueva Autoridad Portuaria, que ha de estar justificada por razones de viabilidad, funcionalidad y eficacia desde la óptica de la gestión portuaria. En definitiva, que pueda garantizarse su sostenibilidad como una Autoridad Portuaria independiente.

Por otro lado, con carácter previo resulta necesario potenciar la promoción y puesta en valor del Puerto de Arrecife, Lanzarote (Las Palmas), desarrollando una intensa labor comercial que aúne los esfuerzos de todas las Administraciones y organismos implicados.

En el momento actual, el Puerto de Arrecife debe desarrollar las inversiones previstas en su Plan Director para dotarlo de unas instalaciones más competitivas con las que financiar su modelo económico, y en consecuencia, su viabilidad. Por este motivo, desde el Gobierno se está impulsando una importante inversión de 23 millones de euros, incrementando en 17 millones de euros los 6 millones de euros de una primera fase que se había previsto inicialmente en el Plan de Inversiones de la Autoridad Portuaria de Las Palmas para 2017″. 

El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, en declaraciones a este medio, ha querido matizar esta respuesta, no sin antes aclarar que “queda poco más de un mes para que acabe el año y no hemos recibido todavía prácticamente nada para la obra de los Marmoles que ha costado 18 millones de euros. Las Autoridad Portuaria de Las Palmas ha puesto 15 millones y se han recibido 3 millones, cuando el compromiso era recibir esta aportación desde Europa o desde Puertos del Estado”, aclara; y sentencia “las inversiones en el Puerto de Arrecife se están pagando con beneficio del Puerto de Las Palmas, que nadie tenga duda sobre esto”.

Y en referencia a tema de la independencia de la infraestructura lanzaroteña, matiza Ibarra que “cada cual puede entender lo que quiera, pero en la respuesta del Gobierno queda claro que si la creación de una nueva autoridad portuaria “ha de estar justificada por razones de viabilidad, funcionalidad y eficacia desde la óptica de la gestión portuaria”, el Puerto de Arrecife, en el mejor de los casos no tendría pérdidas, pero tendría una nula capacidad inversora”.

Torres por su parte se agarra a un clavo ardiendo interpretando que la respuesta del gobierno es en la práctica una “encomienda” para que las instituciones y empresarios de la Isla impulsen en el exterior la promoción del Puerto de Arrecife. Por ello, según recoge el Diario de Lanzarote, la Cámara de Comercio de Lanzarote anunciaba ayer la constitución de un órgano de promoción específico para el Puerto de Arrecife, como paso previo a una posible segregación de la Autoridad Portuaria provincial. Torres, destacó que el órgano de promoción del Puerto estaría constituido por el Cabildo; la Sociedad de Promoción Exterior de Lanzarote y el propio ente cameral, sin descartar que “la Autoridad Portuaria de Las Palmas se sume también”.

Ibarra también ha querido dejar constancia que “la Autoridad Portuaria tiene sus cauces de promoción propias, y le recomienda a Torres que hable con el presidente de Puertos del Estado, que en la visita que hizo a Lanzarote hace 7 meses sin invitar o comunicárselo a la Autoridad Portuaria de Las Palmas, se comprometió a contribuir de manera directa a la promoción del Puerto de Arrecife en el Exterior”, y concluye que “es imposible trabajar en la búsqueda de nuevos mercados, con esa actitud hostíl que desmuestra la Cámara de Comercio de Lanzarote, y así es inviable sentarse para tener una hoja de ruta en la que centrarse”. 

Por otro lado, en las declaraciones de ayer, el presidente cameral aprovechaba la coyuntura para solicitar la construcción de un nuevo muelle en Arrecife, un dique en el que atraquen los buques de combustible, en la parte trasera del muelle de Los Mármoles, en la zona donde se encuentra la Disa.

Ibarra,  ha querido zanjar la polémica de las inversiones, porque la de “la independencia le toca cerrarla al presidente de Puertos del Estado, José Llorca, que quizá no la cierra para no contradecir al senador por la isla de Lanzarote”. “Parece que priman más los intereses políticos que la gestión pública”, sentencia Ibarra.

En referencia a las inversiones “el problema del Puerto de Lanzarote es que está a un 15% de ocupación. Los meses que no hay cruceros, hay días en los que no entra un solo barco en ese puerto, que cuenta con más de 3 kilómetros de línea de atraque, y alguien quiere construir más muelles. Estamos gastándonos dinero en halcones para ahuyentar a las gaviotas que campan a sus anchas en esos muelles vacíos”. “No podemos olvidar que el Tribunal de Cuentas le recrimina a Puertos del Estado la realización de obras en infraestructuras portuarias que se están quedando ociosas porque to existe ningún tipo de planeamiento”, relata Ibarra.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas concluye que espera que “algún día el Ministro le diga al presidente de Puertos del Estado que tiene que solventar este tema, porque ya está bien de que se perpetúe esta tomadura de pelo”.

(Antonio Rodríguez es redactor del diario digital especializado www.canaryport.es).

One Response

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies