Los videojuegos llegarán al cole como actividad extraescolar y con polémica

Continúa el debate en torno al proyecto de formación sobre el uso responsable de los videojuegos que plantea en este curso 18/19 el Gobierno de Canarias, algo pionero en el panorama nacional.

Hoy miércoles la consejera de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, Soledad Monzón, defendió en el Parlamento autonómico todos los detalles de este proyecto educativo piloto que se inicia este curso, del que destacó que “sólo aportará mejoras al alumnado que participe en él”.

Para explicar su afirmación la consejera señaló tres factores principales. El primero, que la participación es voluntaria, tanto de los centros, como del alumnado y sus familias; y en horario extraescolar: “Por lo tanto”, apuntó, “el proyecto no sustituye a nada, ni resta tiempo de nada de lo que hoy en día se hace en la educación del alumnado, ni a educación física ni a ninguna otra actividad. El proyecto solo suma tiempo de formación sobre el buen uso de la tecnología e incluso una hora adicional de actividad física a la semana”.

El segundo rasgo del proyecto que destacó Soledad Monzón es que un requisito indispensable para participar es que el alumnado ya juegue a los esports escogidos para esta formación. Por ese motivo, la consejera indicó que “este proyecto no fomenta que los alumnos y alumnas se inicien en los videojuegos, ni descubran una afición que no forme ya parte de su realidad”.

En tercer lugar, “lo fundamental y en lo que Canarias aporta una novedad, es que nosotros hemos pensado en el uso que hace el alumnado de esta tecnología y hemos diseñado todo un proyecto educativo para que puedan disfrutar de su pasatiempo favorito con los menores riesgos posibles, a diferencia de los cientos de campeonatos, ligas, encuentros y demás acciones relacionados con los videojuegos que organizan y apoyan cada año ayuntamientos, cabildos, otras comunidades autónomas y el propio Estado”.

En este sentido, la consejera consideró “incongruente” la posición de la mayor parte de la oposición parlamentaria y enumeró todas las actuaciones que impulsan el PP, el PSOE, Nueva Canarias y Podemos para impulsar la industria del videojuego con dinero público “mientras critican el único proyecto sólido de formación sobre el uso responsable de los videojuegos que se ha planteado en España y que es el de Canarias”.

El Parlamento exige la retirada de esta liga escolar de ‘esports’

Tras la comparecencia de la consejera, el Parlamento de Canarias respondía a las explicaciones del Gobierno con la aprobación de una Proposición No de Ley presentada por Nueva Canarias (NC), que fue apoyada por todos los grupos excepto por el Grupo Nacoinalista.

En la PNL se rechaza “enérgicamente” la liga escolar de videojuegos promovida por el Gobierno y se exige su retirada.

Ana González, del PSOE canario, afirmaba que “CC presume de que la liga e-sports es una actividad extraescolar. De ser así, debería haberse consensuado previamente con la comunidad educativa y cumplir con el espíritu legal que regula esas actividades. Vino como una orden desde arriba”.

Por su parte Luis Campos, de Nueva Canarias, espetó que “la promoción de las competiciones entre los menores no es la vía para desarrollar la competencia digital”, por lo que solicitó al Ejecutivo que rectificara y abandonara la implantación de la liga.

ANC considera inapropiada su implantación

Por su parte, desde Alternativa Nacionalista Canaria aseguran que es un “despropósito tanto la forma de gestionar la introducción de videojuegos en los institutos, como los videojuegos elegidos para ello por la consejería que dirige Soledad Monzón”.

Según Eduardo Nacimiento, portavoz de la organización de izquierda nacionalista, “el problema no son en sí los videojuegos en general o el uso que se pueda hacer de ellos con fines educativos, el principal problema es como se hacen las cosas en la Consejería de Educación y los videojuegos elegidos”.

Considera que los videojuegos seleccionados no son adecuados para su uso en centros educativos, entre otros motivos porque “algunos son videojuegos violentos y promueven estereotipos sexistas, y otros se han convertido, gracias a los loot boxes o cajas de botines en simples máquinas tragaperras donde se paga con dinero real”.

Desde ANC recuerdan que el propio comité olímpico internacional se pronunció en voz de su presidente Thomas Bach, asegurando que los eSports no serán olímpicos por “promover la violencia y la discriminación”, también hacen referencia a que “existen numerosas voces en el ámbito académico y sanitario que advierten que los videojuegos que hacen uso de los loot boxes pueden provocar problemas de adicción con facilidad, e incluso en algunos países se plantea la posibilidad de que este tipo de juegos sean regulados de igual forma que las apuestas”.

Concluye Eduardo Nacimiento diciendo que “no es sólo un proyecto educativo fracasado de antemano, sino que todo esto esconde un negocio para que unos pocos, a quienes no parece importarles poner en riesgo la salud y la educación de la juventud canaria, se hagan ricos”.

Add a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.