El municipio de Haría reconoce la labor de los últimos risqueros de Guinate

El Ayuntamiento de Haría descubrió ayer domingo una placa en homenaje a Emilio Quesada González, ya fallecido, y su hijo Emilio Quesada Acosta, por la ayuda desinteresada de estos pastores en la búsqueda de personas accidentadas o perdidas en el macizo de Famara

El homenaje, realizado en la calle La Majadita de Guinate, tuvo lugar coincidiendo con la celebración de las fiestas en honor a Nuestra Señora de Lourdes, contando con la presencia del propio Emilio Quesada hijo, quien estuvo acompañado por sus familiares, así como de otros miembros de la corporación municipal.

El Ayuntamiento quiere así reconocer la labor de ambos pastores y risqueros, que “forman parte de la historia de Haría por el compromiso y la solidaridad mostradas en la búsqueda y rescate de las personas accidentadas o perdidas en las zonas más peligrosas del macizo de Famara”, subrayaban desde el consistorio.

El conocimiento que estos vecinos poseían de las veredas y de los lugares más intransitables de la zona, así como su valentía, fue fundamental para salvar la vida de muchas personas, como reza la placa inaugurada el pasado fin de semana.

El alcalde de Haría, Marci Acuña, junto al teniente de Alcaldía, José Pérez Dorta, y otros miembros del Ayuntamiento, acompañaron a Don Emilio y a su familia en el reconocimiento.

Add a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies