Yaiza rescatará el servicio de basuras aduciendo “incumplimientos graves”

El Ayuntamiento de Yaiza ha iniciado el expediente de resolución del contrato de recogida de residuos sólidos urbanos; y para ello se ampara en el informe técnico municipal que confirma “incumplimientos graves y constantes” por parte de la adjudicataria de las obligaciones principales del servicio estipuladas en el pliego de condiciones técnicas.

Ahora, tras su aprobación en pleno, Yaiza trasladará la decisión a la empresa responsable Hernández Bello y a su avalista, en este caso una entidad bancaria, que cuentan con plazo de diez días para presentar alegaciones.

El Ayuntamiento seguidamente elevará su propuesta de resolución al Consejo Consultivo de Canarias para actuar en consecuencia. El dictamen del Consejo Consultivo es preceptivo pero no vinculante, así, la propuesta de resolución del contrato se trasladará al Pleno para su aprobación definitiva.

Óscar Noda, alcalde de Yaiza, defendía hoy que “el gobierno municipal actúa con responsabilidad, atendiendo el problema que sufren los ciudadanos y ciñéndose a la legalidad y procedimientos que rigen a la administración pública”.

Noda recordaba además que la oferta de licitación del servicio estaba presupuestada en 13 millones de euros, “y que sin embargo la concesionaria asumió en 2012 el servicio por casi la mitad del importe ofertado, es decir, 7 millones de euros por un periodo de diez años, prorrogable a dos más, teniendo que justificar su baja temeraria”.

El Ayuntamiento sostiene que la empresa no puede amparar su “conducta incumplidora” en el aumento del volumen de los residuos por dos motivos básicos, dicen: “primero porque claramente asumió el contrato a riesgo y ventura, y segundo, porque el incremento de los residuos en los últimos años no ha sido de un volumen tal que pueda catalogarse de inasumible”.

Según la institución pública sureña, la obligación de recoger los recipientes de basura de todos los edificios o viviendas del itinerario es el principal objeto del contrato, “obligación que lleva siendo incumplida desde abril de 2018 hasta hoy sin que por la concesionaria se haya puesto remedio alguno”.

Los últimos informes de la Inspección de Sanidad dieron a conocer que la acumulación de residuos en las calles del municipio “estaba llegando a niveles intolerables provocando situaciones de notoria y denunciada insalubridad”, señalan desde el consistorio.

No Responses