Vecinos Unidos se aparta de Somoslan tras una nueva disputa interna

La apertura de una cuenta corriente de Somos Lanzarote, en la que reciben las aportaciones económicas preceptivas del Ayuntamiento de Arrecife, “sin contar” con el concejal Andrés Medina, ha precipitado una nueva crisis -parece que definitiva- de Vecinos Unidos en su integración dentro del proyecto que mantiene con Somos en la capital lanzaroteña.

Vecinos Unidos ha anunciado que iniciará los pasos para sellar y “oficializar” su ruptura con el colectivo con el que se presentó a las pasadas elecciones municipales. El grupo vecinal ha calificado de inexistentes las intenciones de Somos Lanzarote para intentar de limar asperezas y sitúa en intereses económicos su acuerdo de unión en Arrecife. Además, apuntan a que “no han dado respuesta alguna a nuestras denuncia de irregularidades” en el Ayuntamiento.

Esta ruptura los sitúa ahora, según afirman, en la certeza de que su concejal abandone el grupo de Somos en el Ayuntamiento de Arrecife, según aclaran: “Lo más lógico sería que el propio Medina abandone el grupo”; una amenaza que, consideran, derivará entonces en la  imposibilidad de recibir subvención alguna del consistorio a la formación. “No habría grupo y por tanto no habría cuenta de grupo ya que los ediles de Somos Lanzarote pasarían al Grupo Mixto”, argumenta Vecinos Unidos.

Vecinos Unidos acusa

En un comunicado señalan que el fondo del acuerdo buscado por Somos Lanzarote en este consistorio respondía a que “necesitaban que Andrés Medina respaldara con su voto a Somos Lanzarote, para que esta formación pudiera formar un grupo propio en el Ayuntamiento de Arrecife; y de esta forma pudieran tener los privilegios económicos y materiales que eso conlleva, incluido el sueldazo de su portavoz, Borja Rubio”, dicen.

Y continúan: “La buena voluntad por ambas partes logró que se llegara a una tregua, que quedó plasmada en un documento escrito y firmado, supeditado a la ratificación en asamblea ciudadana”, señalan. Posteriormente, sin embargo, “no se informó” a Andrés Medina del NIF del grupo político, ni de la creación de la correspondiente cuenta corriente a pesar de que “hipotéticamente debería ser uno de los titulares”.

El 13 de octubre, Medina preguntó en Tesorería del Ayuntamiento si el portavoz de Somos en Arrecife ya había presentado la pertinente documentación de la identificación fiscal del grupo, así como el documento acreditativo de la apertura de la Cuenta Corriente en el banco”.

“La sorpresa fue que la funcionaria de Tesorería le informó que no le podía facilitar esos datos porque Medina“no figuraba como firmante de la cuenta corriente abierta en el banco remitiendo al concejal electo a la oficina del secretario de la institución”, aclaran.

Al día siguiente, Medina denunció en Tesorería que “la cuenta corriente se había abierto sin contar con la totalidad de los concejales del Grupo Político Somos Lanzarote en el Ayuntamiento de Arrecife” y que toda apertura de cuenta corriente por parte de un grupo político, “conlleva obligatoriamente un acuerdo documental perfectamente firmado por todos sus componentes, autorizando su apertura”, solicitando a su vez “que se retenga el pago de la dotación económica que le corresponde al Grupo Político Somos Lanzarote en Arrecife hasta que se aclaren las irregularidades cometidas en la apertura de la citada cuenta corriente”.

Al mismo tiempo, Medina acudió a Caixa Bank para saber cómo se había abierto la cuenta corriente sin contar con él. “Un empleado de dicha entidad le mostró un documento con el membrete de Somos, autorizando a los otros dos concejales del grupo, Borja rubio y Coralia Lobato”, quiénes aseguraban “estar acreditados por la asamblea”, aseguran desde la formación. “Pero el nombre de Medina, el tercer concejal, no aparece por ningún lado”. “Todo se hizo a sus espaldas”, añade.

El 16 de noviembre, Medina presentó un escrito-denuncia en la Alcaldía de Arrecife informando que “en ningún momento ha recibido notificación por parte del Grupo Somos en el Ayuntamiento de Arrecife relativa a la a la apertura de la cuenta bancaria”, añadiendo que “dichos ingresos no están siendo percibidos, conocidos y por tanto aceptados por esta parte, lo cual supone una vulneración de derechos así como impide ejercer las obligaciones relativas a tales cantidades económicas como pudiera ser la contabilidad específica exigida por el artículo 73.3 de la Ley 7/1985, solicitando “el bloqueo respecto a los pagos a satisfacer al Grupo Político Municipal Somos Lanzarote (Somoslan)”, y “efectuar requerimiento bancario a fin de solventar la situación existente”, concluyen.