Desmantelada una banda de ámbito provincial en una operación conjunta

La Policía Nacional y la Guardia Civil han cerrado la operación Canarias-Cayenne, desarticulando así a una banda dedicada a cometer robos en Gran Canaria –sobre todo- y Lanzarote; sumando a ello un robo reazalido en la provincia de Pontevedra.

La operación, que finalizó con nueve detenidos, comenzó a raíz del asalto a una persona -empleado de una empresa de máquinas recreativas- la madrugada del  día 3 de octubre del 2015 en la localidad de Vecindario, cuando tres personas encapuchadas le sustrajeron mediante violencia e intimidación las llaves maestras de numerosos modelos de máquinas recreativas de su empresa, además le robaron las llaves de un vehículo comercial que tenía estacionado en una gasolinera del municipio de Telde.

Tras recibir la denuncia e iniciadas las primeras pesquisas para el esclarecimiento del suceso, la Guardia Civil averiguó que el vehículo comercial había sido sustraído la misma madrugada y, tras ser abandonado, sería  recuperado horas después por la Policía Nacional de la Comisaría de Telde en este municipio.

Sobre todo en Gran Canaria

A partir de la fecha y, según explican fuentes de la investigación, “tras un aumento exponencial de los robos con fuerza en diferentes puntos de la isla de Gran Canaria –tanto en demarcación de la Guardia Civil como de la Policía Nacional-, en comercios y sobre todo en bingos y salas de juegos, siguiendo un patrón delictivo común”,  los agentes del Equipo Territorial de Policía Judicial de Vecindario  inician una operación ante las sospechas sobre la actuación de un grupo criminal organizado.

Obtuvieron varias informaciones que apuntaban a la supuesta autoría en los robos de varios sospechosos, con numerosos antecedentes policiales, comprobando como varios de ellos estaban siendo investigados por la Policía Nacional por delitos similares ocurridos en su demarcación.

La Guardia Civil observó una posible coincidencia de objetivos con la Policía Nacional. Así que se realizó una entrevista con el grupo correspondiente de la U.D.Y.C.O. que llevaba el caso, iniciándose a partir de ese momento una operación conjunta entre ambos cuerpos, denominada Canarias-Cayenne.

Investigación

Una vez analizadas las indagaciones por parte del recién creado grupo de investigación conjunto, se establecieron dispositivos de vigilancia, y seguimiento de los sospechosos, pudiendo percatarse como la organización realizaba reconocimientos previos de posibles objetivos. A pesar del uso indiscriminado de teléfonos móviles, vehículos y otras contra vigilancias en sus movimientos, los agentes lograron ubicar una serie de domicilios donde la banda presuntamente ocultaría el dinero y efectos de los robos, que en la mayoría de los casos no coincidían con sus domicilios de residencia habitual.

Fruto de aquella labor se logró imputar a dicha banda 50 delitos en su amplia mayoría contra el patrimonio, cometidos en esta  provincia y en el municipio pontevedrés de Pontecesures, donde en septiembre del 2015 presuntamente robaron en una gasolinera 8.500 euros en efectivo y otros efectos como un teléfono móvil y una videoconsola de juegos.

Dicho delito fue cometido por la información aportada de varias personas, que conocieron los componentes de esta banda durante los períodos que estuvieron en prisión, aprovechando un viaje que hicieron aquellos a la comunidad autónoma de Galicia.

Además en la isla de Lanzarote supuestamente robaron la caja fuerte de un supermercado de la localidad de Playa Blanca, en noviembre del 2015, donde contaron la colaboración de una empleada del establecimiento, también detenida en su momento pero que no formaba parte de la banda.

Nueve detenidos

En base a todas estas investigaciones, los investigadores de ambos cuerpos policiales realizaron 9 detenciones (una de ellas en la isla de Fuerteventura por agentes del Puesto Principal de Morro Jable) y ocho registros domiciliarios, seis en Las Palmas de Gran Canaria y uno en la localidad de El Carrizal (municipio de Ingenio).

Durante los registros los agentes pudieron intervenir numerosos efectos consecuencia de los robos de esta banda, entre ellos, 517.000 euros en efectivo. La Operación, coordinada por el Juzgado de Instrucción nº 7 de Las Palmas de Gran Canaria, ha sido ejecutada por el Grupo I de UDYCO de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Policía Nacional en Las Palmas, y por el ETPJ de la Guardia Civil del Puesto Principal de Vecindario, siendo apoyados por diferentes unidades de ambos cuerpos como el Área de Investigación del Puesto Principal de Morro Jable y la Unidad de Prevención y reacción de la Policía Nacional.