Un preso agrede a 9 funcionarios tras un incendio en su celda, según Acaip

Un preso de la prisión en Lanzarote, armado con un pincho, provocó lesiones de distinta consideración a nueve empleados públicos, según la denuncia del sindicato de prisiones Acaip, desde donde apuntan que la brutal agresión se produjo después de observar por las cámaras de seguridad un conato de incendio en la celda del agresor y dirigirse al lugar. Los trabajadores se encontraron al interno armado con un pincho carcelario. Intentó clavárselo al primero que se acercara y amenazó con matarlos a todos, según el relato sindical.

El resultado de la agresión fueron contusiones por todo el cuerpo, heridas inciso contusas en brazos, manos y piernas, rasguños y policontusiones a los nueve funcionarios de prisiones de Tahíche.

El interno, un violento preso llegado desde Tenerife, pesaba 130 kilos. Según la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), de nada sirvieron las defensas de goma que terminaron rotas, ni los escudos ni el casco, que “terminaba como arma e manos del agresor”, explican en un comunicado donde aclaran que “los minutos se hicieron interminable hasta que los nueve funcionarios consiguieron reducirlo, esposarlo y meterlo de nuevo en la celda”.

Los nueve enfermeros fueron atendidos en la enfermería del centro penitenciario, si bien luego fueron trasladados a hospitales públicos y privados de la Isla. Y anuncian que cuatro de ellos están de baja y anuncian que esta semana también lo harán el resto de los funcionarios agredidos.

Señalan desde Acaip que “lo venían avisando a sus superiores” desde que enviaron a este interno desde Tenerife ya que, afirman, “la prisión lanzaroteña no está preparada para albergar a este tipo de internos”. Critican también que los informes de la dirección no clasificaran al sujeto en primer grado, lo que supondría de inmediato traslado a una prisión con departamento de régimen cerrado.

El sindicato expresó el viernes su apoyo a los trabajadores y denunció lo que definió como “empecinamiento” de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias en no considerar autoridad a los trabajadores de prisiones, como sí sucede con maestros y médicos. Por último, rechaza Acaip la no inclusión de los funcionarios de prisiones en el plan de agresiones que firmaron los sindicatos UGT y Csif con el Ministerio, excluyendo a los funcionarios del apoyo psicológico que sí se les presta gratuitamente al resto de víctimas de las cárceles del país.

One Response