Un órgano tributario que nace para la eficiencia pero que chocará con trabas

Parece claro que la puesta en marcha del nuevo órgano tributario insular no será sencillo durante los primeros meses, ya que deberán integrarse en un mismo programa informático las bases de datos de cuatro ayuntamientos de la Isla. 

Si tenemos en cuenta que algunas de estas bases de datos están poco estructuradas, el arranque se los trabajos se torna complicado en la dispar realidad de cada uno de los cuatro protagonistas locales de esta “aventura”; porque no está en la misma situación -por ejemplo- esta base en Teguise que en el municipio de Arrecife.

Por esa realidad han pasado estos días cientos de lanzaroteños, que se preguntan sobre el funcionamiento de este nuevo sistema de tramitación de sus impuestos que busca la eficiencia en la gestión, pero que, sin embargo, no ha comenzado desde la transparencia, a tenor de las quejas que muchos vecinos han planteado por la entrada en vigor sobrevenida del nuevo órgano.

Pero, más allá de la realidad, siempre tosca, lo cierto es que la apuesta del Área económica del Cabildo, que dirige Luis Arráez, es loable y se enmarca en la obligación legal de prestar este servicio tributario a los municipios con menos de 20.000 ciudadanos. Pero no es menos cierto que el proyecto no convenció de inicio a todos. Incluso, durante estos meses, algunos de los ayuntamientos presentes en el acuerdo mostraron sus dudas.

Hoy lunes los alcaldes de Arrecife, Teguise, Haría y Tinajo firmaban con el Cabildo los convenios que ponen en marcha este Organismo Autónomo de Gestión Tributaria Local, lo que comúnmente se conoce como Órgano Tributario, una nueva figura sobre la que anuncian campañas publicitarias para acercar su conocimiento a los contribuyentes. También estará en Costa Teguise y, puntualmente, en La Graciosa.

Este órgano tributario ha obtenido previamente el apoyo unánime del plenario insular, y como señalaba Luis Arráez, se trata de “un acuerdo histórico”. “En sucesivos ejercicios esperamos que se sumen los demás ayuntamientos cuando comprueben la eficacia de la misma”.

Esta Red busca la optimización de la gestión de los recursos disponibles con el aprovechamiento de economías de escala, esto es, pone a disposición de los ayuntamientos una potente herramienta informática que incrementará el padrón y subirá porcentajes de recaudación, aunque no concretan porcentajes.

Ese es el principal objetivo: la fiscalización de los recibos municipales y, posteriormente, mayores índices de inspección. La posibilidad de tramitación telemática de los tributos es otro atractivo, junto a los descuentos habituales que aparecen por esta vía.

Este órgano es un ente autónomo surgido del Cabildo, una estructura de gestión que hoy ha sido defendida por sus promotores, entre ellos, el presidente del Cabildo lanzaroteño, Pedro San Ginés, que incidía en felicitar al equipo técnico por el trabajo realizado y pedía disculpas por los posibles errores de procedimiento que rodearán a la entidad en los meses de arranque. También lo definió de “histórico”.

Parece claro que la apuesta está hecha y serán los hechos los que avalen finalmente la eficiencia de la medida. La presencia de una profesional como Pilar Zurita en la gerencia de la entidad es quizá sea uno de los mejores argumentos para que camine sin vaivenes en sus primeros años de vida. Esperamos.