Un grupo de surfistas salva la vida de una compañera remando juntos

Una joven surfista de 29 años de edad era rescatada inconsciente del agua este sábado por varios compañeros -más de una decena- en la ola conocida como “la derecha” de La Santa.

Virginia, con mucha experiencia en estas lides, había sufrido un fuerte golpe en la cabeza con la tabla de quien le precedía una vez que “soltaron” una ola. Sin conocimiento, la sacaron de debajo del agua y la colocaron sobre el tablón; luego remaron todos hasta la orilla, recorriendo más de un kilómetro de distancia en la mar hasta tocar tierra, donde esperaban los servicios de Emergencia.

Sobre las cinco de la tarde ocupaban la Derecha de La Santa unos 15 surfistas, cinco de ellos en la zona más alejada, en lo que ellos denominan “arriba de la derecha”. Allí era donde Virginia estaba surfeando con sus amigos. Llevaban casi dos horas en el agua. Muchos de esos minutos, como suele suceder, se encontraban a la espera de la llegada de una buena serie de olas, y en una de ellas comenzó la acción.

Pero esta vez, tras coger la ola, uno de los jóvenes salía de la onda y su tablón vino a golpear de forma accidental en la cabeza de Virginia, que iba detrás. Ella cayó inconsciente al fondo, en medio de la espuma.

Inmediatamente, Gary e Íñigo se percataron de lo sucedido. “Al salir de la ola lo vimos, inmediatamente, y gritamos para advertirnos mientras nos acercamos y la sacamos de abajo… Estaba KO, sin conocimiento y con los ojos en blando”, nos cuenta Íñigo Zárate, un habitual de “la derecha” y amigo de la joven.

Allí, en el mismo agua, y mirando siempre que no llegara otra serie, pues la subimos a la tabla de Gary y empezamos a realizarle un masaje cardíaco, también el boca a boca, intentando siempre que reaccionara, pero seguía sin moverse”, cuenta Íñigo mientras detalla algunos de los nombres de otros surferos que se iban acercando en el agua para ayudar (Valentín, Acaymo, José María, Francis, Jorge, entre otros), todos ellos héroes anónimos en el día de hoy.

Finalmente lograron inmovilizar a Virginia en la tabla y, mientras unos la sujetaban, otra media docena de jóvenes remaba por ellos para aproximarlos a la orilla. Luego, algo más de un kilómetro después, y tras cientos de brazadas, lograban alcanzar La Santa.

Allí se encontraban los servicios del Servicio de Urgencias Canario (SUC), la Policía Local, la Guardia Civil y los servicios de rescate del Consorcio de Seguridad y Emergencias de Lanzarote. La llamada al 112 Canarias la había realizado Amelia Arnau, una doctora que se encontraba en el litoral en esos momentos.

La joven, que recobró el conocimiento, pasará la noche en observación, en el Hospital José Molina Orosa de Arrecife, ya fuera de peligro.

Después del incidente, el encuentro entre surferos y los cuerpos de seguridad propició que desde el Consorcio lanzaroteño se les invitaba a realizar para ellos un curso de primeros auxilios, algo que les resultó positivo. También recibieron el agradecimiento de los que esperaban en tierra, quienes fueron testigos de la unión y el trabajo en grupo en el agua para salvar la vida de Virginia, una joven argentina, muy reconocible en el circuito surfero insular, que hoy hay que decir que fue afortunada.

One Response