Detenidos en Lanzarote tres miembros de una banda rumana dedicada a robar en joyerías de la Unión Europea

La Operación Kalax II se ha saldado con la detención de cinco personas, tres de ellas en la Isla. Se les acusa de delitos de robos con fuerza y de formar parte de una organización criminal de carácter internacional que robaba en joyerías europeas. La operación fue desarrollada el pasado mes por el Equipo de Crimen Organizado de Canarias de la Unidad Central Operativa (UCO) y la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de Las Palmas.

En la investigación para esclarecer tres robos en joyerías lanzaroteñas durante los últimos meses, también se emitió dos órdenes europeas de detención, una de las cuales llevó a la detención del quinto integrante de la organización en la ciudad de Constanza (Rumanía); el otro había sido arrestado previamente en Barcelona. De los cinco detenidos como presuntos autores de los delitos, tres son hombres y dos mujeres.

Se ha recuperado en Lanzarote y Rumanía parte de los efectos sustraídos, según la información hecha pública este jueves por la Guardia Civil. 

La banda protagonizó importantes robos en al menos tres joyerías de Lanzarote. Se realizaron seis registros en domicilios de la ciudad rumana de Constanza.

Todo comenzó el pasado 8 diciembre de 2017, cuando se produjo un robo con fuerza en una de las joyerías que un conocido grupo empresarial tiene en Lanzarote, mediante el método del butrón, en la que se sustrajeron una gran cantidad de relojes y piezas de joyería de alta gama valorados en 540.000 eurosA raíz de este robo la Guardia Civil comenzó una investigación denominada Kalax I.

Aunque en un primer momento no se pudo precisar la autoría del hecho, el pasado día 8 de junio, en otra joyería del citado grupo empresarial en Puerto del Carmen se produjo otro robo con el mismo modus operandi, en el que esta vez los ladrones se hicieron con un botín de 4.700.000 euros en diversas piezas de joyería, diamantería y relojes de alta gama.

Debido a los indicios que relacionaban ambos hechos con la organización criminal ahora desarticulada, daba comienzo para la Guardia Civil el operativo Kalax II.

Además, los investigadores pudieron relacionar a esta organización con otro robo cometido con idéntica naturaleza el pasado 24 de marzo en el municipio de Tías (Lanzarote), sustrayendo esta vez un botín de joyas y relojes valorados en unos 40.000 euros.

Esta organización criminal estaba integrada por personas de nacionalidad rumana y era especialista en la comisión de este tipo de hechos: “Está conformada por profesionales con alta preparación, que se reparten tareas especificas para la perpetración de robos de gran entidad, preferentemente en joyerías”, según detallaban hoy los investigadores.

Se ha constatado que suelen actuar en todo el territorio de la Unión Europea, no descartando las autoridades su relación con hechos similares acontecidos en otros países.

Durante la investigación, la Guardia Civil averiguó que algunos de los miembros de la organización criminal pretendían tomar diversos vuelos para abandonar Lanzarote, precipitando entonces la detención de tres en Lanzarote y uno en la ciudad de Barcelona. En ese instante se recuperaba parte de las joyas sustraídas.

Colaboración internacional

Ante la hipótesis que manejaban las autoridades de que parte de lo sustraído ya hubiese sido enviado fuera de territorio nacional, se realizaron gestiones con las entidades policiales y judiciales de Rumania con el fin de poder ubicar lugares y personas sospechosas en dicho país.

Esta colaboración dio lugar a la realización de seis registros domiciliarios en la ciudad de Constanza por parte de las unidades operativas del citado país, auxiliados también por investigadores de la Guardia Civil desplazados al efecto y que habían llevado el peso de la operación. En estos registros se incautaron de gran cantidad de piezas de joyería pertenecientes a los tres robos lanzaroteños investigados.

Los agentes constataron además que algunos miembros de esta organización criminal ya habían sido detenidos años atrás en otros países europeos como Alemania e Italia.

En este  último país fueron apodados como “La banda del Buco” (La banda del agujero), por un robo que perpetraron en la ciudad de Alessandria (Italia), de las mismas características al cometido en Lanzarote.

Procedimiento y forma de actuación

Del estudio de la actividad delictiva de la organización criminal en cuestión se determinó que parte de los componentes se trasladan inicialmente al lugar donde se van a cometer los lícitos penales, con el fin de preparar el robo y estudiar el objetivo, analizando bien como acceder al negocio, explican los agentes.

A las pocas horas de haber cometido el robo, los autores realizan una operativa de salida escalonada utilizando diferentes rutas, sin realizar contacto alguno entre ellos, quedando únicamente en nuestro país un miembro de la organización que custodia el botín y organiza el transporte de los efectos robados a Rumanía a través de otros miembros de la organización, “mulas” que entran en España simulando ser turistas.

Los detenidos en España, dos varones y dos mujeres, fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial, quien ordenó el ingreso en prisión de los mismos.

Por otro lado y en cumplimiento de una de las órdenes Europeas de detención, en la madrugada del día 24 de julio por parte de la Policía de Rumania se procedió a la detención de otro de los investigados.

Unidades actuantes

La operación KALAX II  ha sido coordinada por el Juzgado de Instrucción nº 2 de Arrecife, habiendo participado, entre otras unidades de la Guardia Civil, el Equipo Contra el crimen Organizado de Canarias (ECO), perteneciente a la Unidad Central Operativa (UCO) y la UOPJ de la Comandancia de Las Palmas.

También han participado diversas unidades de la policía de Rumanía, la Fiscalía de la Dirección de Investigación Contra el Crimen Organizado y el Terrorismo de Constanza (Rumanía), así como la Agregaduría de Interior de la Embajada de España en Rumanía.

5 Comments