Teguise pierde referente culinario con el cierre de restaurantes en teleclubs

La calificación que realizan los usuarios de algunos de los restaurantes de los centros socio culturales de Teguise es “excelente”, según Tripadvisor, web internacional que recoge las opiniones de miles de clientes turísticos.

Así, por ejemplo, el bar restaurante del centro socio cultural de Tao, gestionado desde hace años por un conocido restaurador lanzaroteño, recoge un 85% de opiniones que lo sitúan como un establecimiento “excelente” o “muy bueno” para comer. De hecho, es una referencia insular para muchos lanzaroteños que acuden a diario -en especial, los fines de semana- para degustar sus platos, la mayoría de ellos atinados en el precio. No en vano, en algunas de las opiniones de Tripadvisor se añade la imagen de la cuenta que han pagado los visitantes, una muestra del bajo precio de su buena oferta.

En estas opiniones de clientes podemos encontrar también el Teleclub de Mozaga, El Islote, un centro de referencia situado en el centro socio cultural de este pueblo del municipio teguiseño. En este caso, un 67% lo define como “excelente” o “muy bueno”.

Estos restaurantes suelen afinar en precio, ofertando en sus cartas productos locales.

Otra de las referencias culinarias de los centros cívicos de este céntrico municipio la encontramos en el pueblo de Nazaret, donde desde hace unos meses otro conocido restaurador se ha hecho cargo de la gestión del restaurante. En las últimas semanas ha logrado ganarse a cientos de comensales, que encuentran en su amplia cocina internacional una oferta muy apetecible como opción gastronómica; y también, por la buena relación calidad-precio, y por el rápido servicio. Su trabajo durante la última Noche Blanca de Teguise fue un ejemplo del empuje comercial de este centro.

Algo similar ocurre en Caleta de Famara, frecuentado los fines de semana por cientos de clientes y donde se sirve la típica cocina lanzaroteña -donde no falta el pescado– y platos internacionales.

Bodas, bautizos y demás encuentros

Otro de los aspectos que reseñan los usuarios locales es el hecho de poder utilizar estos espacios públicos para la celebración de eventos sociales, convirtiéndose en habitual el emplear el servicio de restauración para los múltiples convites que se celebran en los salones de estas sociedades.

Los restaurantes de los centros socio culturales han dinamizado durante años la actividad de estas infraestructuras de ocio públicas. Tal es así, que en algunos momentos se ha criticado a la administración local que precisamente los centros sólo eran empleados para albergar los bares, sin que existiera una oferta de ocio y cultural aledaña de peso.

De hecho, dentro de las ofertas que se presentan a las directivas de los distintos centros en las subastas periódicas de estos servicios, también se suele incluir algunos compromisos de dinamización que afronta el gestor del bar, obligándose así a colaborar en algunos encuentros lúdicos que realizan los directivos, dirigidos a sus socios.

El marchamo conjunto del centro socio cultural y el restaurante es indisoluble en Teguise. Durante estos últimos años, precisamente, las inversiones en los restaurantes de los centros han sido uno de los capítulos destacados por parte del consistorio, ya que han tenido que adaptar sus cocinas y espacios comunes a la normativa sanitaria vigente. Sin embargo, este trabajo no ha sido completado, ya que este es el argumento que utiliza el Ayuntamiento “trompetero” para clausurar temporalmente los contratos de servicios con los arrendatarios.

Centro socio cultural de Soo.

El tirón de estos establecimientos también se pone de relieve en las pujas que realizan los interesados para acceder -cada cierto tiempo- a la subasta del servicio, sobre todo en aquellos mencionados arriba.

Tampoco hay que olvidar que estos bares siempre han sido criticados por un sector de la restauración del municipio, que observa como desleal competencia este negocio instalado en un recinto público, y que no debe hacer frente a gastos de luz y agua. Aunque las ventajas no son tantas, según aquellos que los gestionan. Estos se quejan de que los alquileres no son bajos, porque las directivas son conscientes de la demanda existente en un mercado laboral insular que sigue manteniendo elevados índices de paro.

En cualquier caso, el cierre de los restaurantes de los centros socio culturales en el municipio de Teguise despeja de la ecuación económica y turística a varias referencias gastronómicas obligadas en Lanzarote, tanto por los productos como por los precios que ofrecen; y dejan a unos cuantos proveedores con una factura menor. Además, afectará al empleo de las personas que hoy por hoy mantienen abiertos los negocios.

Por su parte, el Ayuntamiento de Teguise ya ha transmitido a las directivas que rescindan los contratos con los servicios de restauración, ante la necesidad de “adaptarlos a la norma”, dicen; por lo que tendrán que hacer obras. No han anunciado el período que permanecerán cerrados. Afirman que los vecinos deben estar “tranquilos”, porque no se cerrarán los centros cívicos, “sólo la restauración”; si bien Unidos por Lanzarote niega la mayor y advierte que las medidas de accesibilidad que deberá afrontar la Administración Local afectan a todos los centros porque en ellos se desarrollan actividades clasificadas, haciendo referencia a los cursos que allí se imparten y suponen una actividad económica.

(Sindo Hernández)

11 Comments

Add a Comment