Somos subiría las ayudas sociales a costa de las retribuciones de gobierno

En el trámite de aprobación de los próximos presupuestos del Cabildo de la Isla, la formación Somos Lanzarote presenta enmiendas que buscan duplicar la cuantía destinada a los fondos de emergencia social y educativa de la Institución.

Los fondos, propone Somos Lanzarote, deberían descontarse de las retribuciones a los órganos de gobierno, “que continúan creciendo en este ejercicio, un 7,94% más que en 2016”, según señalan.

“Sólo con lo que subirán las retribuciones a los órganos de gobierno con respecto al año pasado, en 120.000 euros, se podría duplicar con creces el fondo de emergencia educativa, dotado con solo 100.000 euros”, señala Tomás López, portavoz de la organización asamblearia en el Cabildo.

Hay que apuntar que las ayudas educativas extraordinarias, nacieron en esta década con la vocación de sufragar los gastos de los estudiantes que cursan sus estudios oficiales fuera de la isla y que, durante el curso sufren circunstancias socioeconómicas sobrevenidas que les impiden seguir estudiando y asumir los gastos de su actividad, como de alojamiento, matrícula o desplazamientos requeridos, entre otros. Por primera vez, este año se podrán solicitar cuando las circunstancias lo requieran; es decir, durante todo el curso académico.

Somos Lanzarote propone descontar de este concepto e inyectar 400.000 euros más al fondo de emergencia social, duplicando su cuantía inicial, “con el fin de dar un viraje a las políticas de bienestar y poner en marcha un verdadero plan insular de lucha contra la pobreza y la exclusión en nuestra Isla”, dijo.

Tomás López.

López ha definido el presupuesto diseñado por el Gobierno insular como “desequilibrado”, ya que, considera, que “los sectores más sensibles y las partidas destinadas a los ámbitos sociales y del bienestar tienen un desarrollo ínfimo, frente a otros sectores, como infraestructuras y obras, que crece en un 428%”, señala López.

“Estamos ante un presupuesto expansivo que se olvida de los datos que mantienen a Canarias como una de las cuatro autonomías del Estado con mayor tasa de pobreza, mayor pobreza severa y mayores índices de privación material, resultado todo ello de una creciente desigualdad que las administraciones públicas deberían revertir a través de sus políticas presupuestarias”, concluyen.