Somos muestra su decepción ante la “falta de compromiso social” de AENA

Somos Lanzarote ha tachado de “burla a las instituciones y la ciudadanía de la isla” la respuesta remitida por el director del Aeropuerto de Lanzarote, Manuel Vinagre, tras el acuerdo plenario alcanzado en el Cabildo Insular, que exigía a los responsables del aeródromo y de AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) un mayor compromiso de responsabilidad social hacia la isla.

Ante la petición, el director del Aeropuerto asegura que “el principal retorno para Lanzarote de la actividad de AENA” es la propia existencia del aeródromo, ya que el turismo es el principal generador de economía y empleo de la Isla y Canarias; y sin un aeropuerto de las características de Guacimeta “no sería posible la actividad turística en Lanzarote, y por tanto, esa generación de empleo y actividad económica”.

Para Somos, el director del Aeropuerto muestra una “evidente falta de consideración hacia una reclamación lógica de la primera institución de la isla”, como es que, del beneficio neto del aeródromo, que alcanzó los 33 millones de euros el pasado año, una parte sea reinvertida en la isla de donde se extrae.

Además, consideran falaz el argumento esgrimido por Vinagre, ya que es obvio que sola la existencia de un aeropuerto no convierte a ningún lugar en generador de economía, sino que son las características del propio destino lo que lo hace competitivo turísticamente. Y concluyen: “es vergonzoso que, siendo el de Lanzarote uno de los aeropuertos del Estado que más contribuyen a sostener la red aeroportuaria española, en vez de abrir los cauces para garantizar el retorno social de una parte de su beneficio a la isla, el director del aeropuerto nos diga que, poco menos, tenemos que darle las gracias a AENA por gestionar unas instalaciones que arrojan beneficios multimillonarios”.

En otras partes de su carta, Manuel Vinagre expone algunos de los que considera compromisos de responsabilidad social con la isla, entre los que destaca la cesión de un espacio en la zona de llegadas para la oficina de información turística, o un acuerdo firmado con el Cabildo en 2010 para implementar medidas medioambientales, entre las que destaca una vía ciclista que prevé para 2016.

A juicio de esta formación, obteniendo AENA un beneficio neto de decenas de millones en Guacimeta, la isla no se puede conformar con “migajas” como la existencia de una oficina turística en el aeródromo, como las que existen en cualquier aeropuerto del mundo.

Pero el colmo del desprecio hacia las necesidades de la gente de la Isla, aseguran desde Somos Lanzarote, lo demuestra el director del aeropuerto cuando, ante la petición de plazas de aparcamiento para personas que se tienen que trasladar por motivos de salud fuera de la isla, se asegura que el aeropuerto “cuenta con una gran variedad de tarifas, muy competitivas”, asegurando que “los aparcamientos en muchos hospitales insulares también son de pago en muchos casos”.

Aeropuertos gestionados desde Canarias

Para SOMOS LANZAROTE la respuesta ofrecida por el director del aeropuerto es una muestra más de la necesidad que tienen Lanzarote y Canarias de gestionar sus propios recursos, especialmente aquellos que resultan estratégicos para un Archipiélago cuya economía y cohesión territorial y social depende en buena medida de la conectividad aérea.

Hay que apuntar que el acuerdo cabildicio donde se solicitaba a AENA mayor sensibilidad económica con el entorno en el que realiza un actividad se tomó por parte de la mayoría del pleno, a raíz de una moción presentada por este partido.

En ella se instaba al aeropuerto y a AENA a invertir parte del millonario beneficio que arroja el aeródromo de Guacimeta en proyectos sociales, ambientales, educativos o culturales en la isla, así como una serie de medidas respecto a la ordenación de la cartelería interior y externa.