Somos considera que el Presupuesto arrecifeño “se aleja de la realidad”

En la tarde del lunes se celebra sesión plenaria en el consistorio de Arrecife para aprobar unas cuentas anuales de 52,8 millones de euros, lo que supone un incremento de la planificación en un +2% con respecto al pasado ejercicio.

Somos Lanzarote, en la oposición capitalina, anuncia que presentará 20 enmiendas parciales y una a la totalidad. Desde la formación consideran que los presupuestos se encuentran “alejados de la realidad que vive la población arrecifeña”.

Según el portavoz Borja Rubijo, “el tripartito vive en otra realidad distinta de la que vive la gente en la ciudad de Arrecife: mientras hay una mayoría social en situación de máxima debilidad, el grupo de gobierno hace un presupuesto donde eleva exponencialmente partidas como festejos, o promoción turística, al tiempo que congela las destinadas a cuestiones sociales y hace desaparecer otras como las destinadas a participación ciudadana. Son unos presupuestos antisociales y absolutamente irreales, no afrontan ninguno de los grandes retos que tiene la capital de Lanzarote” afirma Rubio.

Somos ha anunciado que presentarán más de veinte enmiendas parciales para incluir cuestiones como el IBI social, las ayudas al alquiler y al material escolar, el alcantarillado y la red de pluviales, las infraestructuras en los barrios, el patrimonio inmobiliario o partidas “en favor de los segmentos más débiles de la ciudad de Arrecife”, argumenta.

También han asegurado que presentarán una enmienda a la totalidad que representa su “frontal rechazo a unos presupuestos en cuyas prioridades no se encuentra el pueblo de Arrecife” e instan al grupo de gobierno a “corregirlos urgentemente”.

A través de nuestras más de veinte enmiendas queremos influir de forma definitiva aportando sentido común y coherencia al documento, frente al rodillo del tripartito. Tal y como están, estos presupuestos municipales merecen una enmienda a la totalidad , porque llevan a la ciudad a un estancamiento sin parangón en la época democrática ” concluye Borja Rubio.