Sanidad sitúa en Recursos Humanos la solución a los entierros en festivos

La ausencia de un profesional que permanezca de guardia los fines de semana y festivos ha derivado en Arrecife en la imposibilidad administrativa de tramitar los expedientes de enterramientos en tumbas familiares durante ese tramo de la semana.

Fuentes del Área de Sanidad del consistorio capitalino apuntan que durante años ha sido una sola profesional la que durante los 365 días del año se encargaba de este tarea; pero hace semanas ya advirtió de esta situación de sobrecarga de trabajo a los responsables de Recursos Humanos (RRHH) del consistorio, hasta que finalmente comunicó la no tramitación de estos expedientes en jornadas no laborales por su parte.

Esta circunstancia ha provocado lo que el portavoz adjunto del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Arrecife, Jacobo Medina, ha definido como “colapso” de servicios por “falta de gestión” del grupo de Gobierno.

Ante el reconocimiento del Ayuntamiento de que no está en condiciones de tramitar los enterramientos en tumbas familiares los fines de semana, ni los días festivos debido a problemas con la carencia de personal, decía hoy Medina que “es inconcebible que la inoperancia del gobierno termine poco menos que obligando a poner el cartel de prohibido morirse de viernes a lunes”, señala.

Medina denuncia los “graves perjuicios” que acarrea la suspensión del servicio para aquellas personas que fallecen un jueves a partir de las 8 de tarde, dice: “Las familias deben esperar obligatoriamente 24 horas para enterrar a su familiar y, en estos casos concretos, hablamos de que no se le podrá sepultura hasta lunes”.

Los vecinos de Arrecife no tienen porqué pagar los platos rotos de este grupo de gobierno y exigimos a la Alcaldesa que de forma inmediata busque una solución a una problemática que, recuerda, se ha generado por la incapacidad para coordinar el área de Recursos Humanos”.

Desde el Ayuntamiento de Arrecife aclaran que esta circunstancia sólo afecta a los expedientes y autorizaciones que tienen que ver con nichos familiares, donde ya existen otras restos en el interior, en cuyo caso debe ser un funcionario de la institución el que realice este trabajo.