Sanidad prevé licitar la construcción del búnker de radioterapia en verano

En respuesta a la pregunta de la diputada del Grupo Nueva Canarias, Gladys Acuña, sobre el estado del proyecto del búnker de radioterapia del Hospital Dr. Molina Orosa de Lanzarote, el consejero de Sanidad del Gobierno Autónomo, José Manuel Baltar, respondió este martes en el Pleno de la Cámara regional que la Consejería sacará a concurso la construcción del búnker en el plazo de “cuatro o cinco meses”.

El responsable de Sanidad aseguró en su respuesta a Gladys Acuña que “ya tenemos contratada la redacción del proyecto con una oferta del equipo de arquitectura e ingeniería de tres meses y medio para cerrarlo”.

Explicó que en la idea inicial del proyecto no solo se preveía el área de radioterapia, sino un área logística y la necesaria conexión directa con el Hospital, sin embargo, el consejero sostuvo que ahora se está barajando la construcción del búnker en lo que actualmente es el salón de actos del primer centro sanitario de Lanzarote.

Gladys Acuña recordó la creciente  incidencia del cáncer en la sociedad lanzaroteña para argumentar la urgencia de la implantación de la unidad de radioterapia en la Isla.

Los datos aportados por la Asociación de Familias Oncohematológicas de Lanzarote (AFOL) a Gladys Acuña en una reunión reciente determinan que en 2017, se registraron en AFOL un total de 280 nuevos casos de personas con cáncer, datos que se quedan cortos porque solo se están contabilizando los casos que controla la Asociación.

Gladys Acuña preguntaba a Baltar sobre la implantación del búnker en el centro lanzaroteño.

Gladys Acuña asimismo recordó en su intervención la molestia que supone para un persona enferma de cáncer el tener que desplazarse a Gran Canaria o Tenerife a someterse a tratamiento de radioterapia y regresar el mismo día a Lanzarote. Acuña además señaló que el jefe del servicio de radioterapia del Hospital Dr. Negrín de Gran Canaria  había manifestado la disponibilidad del equipo profesional de viajar para dar cobertura al servicio cuando estuviese instala la unidad en Lanzarote, extremo que confirmó el propio consejero.

El consejero Baltar admitió que el diseño de las unidades de radioterapia en las islas no capitalinas está basado en que la población y el número de sesiones justifiquen la implantación de las máquinas, hecho que en Lanzarote es más que evidente.