Prevención y tratamiento adecuado, claves en la lucha contra el cáncer

El Sindicato de Técnicos de Enfermería se suma estos días a la campaña mundial contra el cáncer, “Nosotros podemos. Yo puedo”, puesta en marcha por la Organización Mundial de la Salud con motivo del Día Mundial contra el cáncer, que se celebra cada 4 de febrero.

Según la Asociación Española contra el Cáncer, en 2017 se detectaron 228.482 nuevos casos de cáncer en España -137.234 en hombres y 91.248 en mujeres- y fallecieron 109.425 personas que padecían algún tipo de cáncer, 67.021 hombres y 42.404 mujeres.

Estas cifras se pueden reducir con mejores políticas preventivas, con mejores herramientas para detectar cada tipo de cáncer, con planes que fomenten la igualdad para que todos los ciudadanos, independientemente de la comunidad en la que residan, tengan acceso a estas pruebas, y con mejores, más eficaces y continuos tratamientos.

La prevención pasa por campañas que promuevan estilos de vida saludables, planes que controlen el consumo de tabaco, del alcohol o minimicen la contaminación, así como iniciativas encaminadas a concienciar a la población de que una detección temprana salva vidas.

El esfuerzo debe ser conjunto entre el Gobierno, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de la sociedad civil. Sólo uniendo fuerzas se conseguirá mayor inversión en el control del cáncer y se mejorará el acceso a los tratamientos oncológicos.

Desde SAE nos sumamos a todas las campañas e iniciativas que se pongan en marcha para reducir el número de casos detectados y de fallecimientos que se producen en nuestro país cada año. Para ello, pondremos todas las herramientas que estén a nuestro alcance: desde el punto de vista profesional, emprenderemos iniciativas para dotar a los Técnicos en Cuidados de Enfermería de una formación continua y actualizada que les permita detectar y abordar los diferentes tipos de cáncer; desde el punto de vista sindical, reivindicaremos ante la Administración mayor inversión en recursos humanos y materiales que permitan mejorar los tratamientos y la atención y  minimicen el impacto que la enfermedad produce en la calidad de vida de estos pacientes”, explica Daniel Torres, secretario de acción social y formación de SAE.