Pedro San Ginés rubrica el manifiesto común en defensa de la triple paridad

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, se ha adherido a la firma del manifiesto que han realizado cinco presidentes de cabildos canarios para mostrar su oposición a una modificación no consensuada de la reforma electoral canaria y en defensa de la triple paridad.

Así, los presidentes insulares Pedro San Ginés (Lanzarote), Carlos Alonso (Tenerife), Casimiro Curbelo (La Gomera), Marcial Morales (Fuerteventura) y Belén Allende (El Hierro) rubricaron una declaración donde adoptan una posición, dicen, “unánime, en defensa de los ciudadanos de cada isla”.

No fue invitado el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, por la posición que Nueva Canarias mantiene en este asunto, según explicaron. Mientras que el presidente del Cabildo de La Palma, Anselmo Pestana, decidió finalmente ausentarse.

En la declaración se hace referencia al espacio lagunero elegido para realizar la firma: “Reunidos en la Casa Borges Estévanez, a la sombra de aquel almendro que un día fue referencia de algunos movimientos políticos en la historia de las Islas (…)”. Y les ayuda esta referencia patria de los allí presentes para reafirmar su argumento y dejar claro que los presidentes de los cabildos firmantes manifiestan su “oposición a la modificación sin el consenso suficiente del sistema de representación territorial que actualmente existe. Una modificación basada en una mayoría de votos que no tiene en cuenta la posición mayoritaria en cada isla”.

Consideran los cinco presidentes cabildicios que “alterar ese equilibrio no puede producirse desde la imposición de unos sobre otros. Debe producirse desde el máximo consenso y sin desvirtuar la propuesta remitida por el Parlamento de Canarias a las Cortes. Sin ese consenso, el equilibrio actual será siempre mejor que cualquier solución que aumente el peso de las islas más pobladas, pretendiendo silenciar al resto”, señala el manifiesto.

Tras la firma, Pedro San Ginés declaró que el actual sistema electoral de Canarias es fruto de “un amplio consenso que actualmente no existe salvo en la bajada de topes” electorales. También advertía que las modificaciones de plantean algunos en el debate sólo desembocaría en que la voluntad de las islas de Tenerife y Gran Canaria pasaría a pesar más en asuntos que afectan a todos los canarios, “lo que agrandaría aún más el descompensado desarrollo que ha tenido Canarias en los últimos años”.