Pedro Guerra llenó aforo en Femés

La Plaza del Rubicón de Femés vivió una noche espectacular de música con las letras e interpretación de Pedro Guerra, que en dos horas de concierto ofreció lo mejor de su trayectoria artística ante un público totalmente entregado que no solo respondió al cantautor con vítores y a plausos de pie, sino que siguió con él temas tan sonados como Mararía, Arde Estocolmo, Debajo del Puente o Contamíname.

El creador sorprendido admitió que “nunca pude haber imaginado un mejor cierre de gira que el de hoy”. 

El concierto de Pedro Guerra en el pueblo inspirador de Mararía, que puso fin a su gira por Canarias denominada ‘Siete Puertas’, ha sido una nueva propuesta cultural del Ayuntamiento de Yaiza presidido por Gladys Acuña a través del área que dirige el concejal Daniel Medina.

Guerra recorrió su infancia, adolescencia y madurez interpretando letras escritas en cada una de las etapas de su vida.  La primera parte del concierto la dedicó a canciones relacionadas con las Islas, un acercamiento que lo llevó a ofrecer Cathaysa, que pervive desde que tenía 14 años cuando decidió ponerle música a la letra escrita por su padre.

A partir de la interpretación de Mararía, Pedro Guerra estuvo acompañado en los teclados de su amigo y músico Luis Fernández. Guerra mezcló canciones que hechizan por el contenido de sus versos con temas más rítmicos que en ningún caso pierden la profundidad de la mirada social que caracteriza al cantautor.

Guerra también regaló a Femés uno de los catorce sonetos que musicalizó a Joaquín Sabina y, por supuesto, como parte de su amplísimo repertorio, varias de sus últimas creaciones, entre ellas, Ángela, escrita de forma “urgente” al conocer la muerte de una mujer que lo quiso mucho cuando niño.