NC pide acción al Gobierno para atajar la precariedad laboral de “las kellys”

La diputada de Nueva Canarias, Gladys Acuña, ha exigido al Ejecutivo canario que asuma “sus compromisos y las resoluciones aprobadas” por la Cámara durante estos meses tendentes a intentar la erradicación de la “precariedad laboral en la industria turística del Archipiélago” que, según dijo, “afecta especialmente a 15.000 camareras de piso que trabajan en las Islas, unas 2.000 de ellas en Lanzarote”, expuso.

Una representación de Las Kellys estuvo en la tribuna del hemiciclo regional siguiendo el debate.

Acuña demandó en la sesión plenaria a la consejera de Turismo, María Teresa Lorenzo, “mayor contundencia y más esfuerzos y recursos en materia de prevención y seguridad laboral, donde sí tiene competencias la Comunidad Autónoma”, al mismo tiempo que adelantó que el diputado Pedro Quevedo -de Nueva Canarias- llevará a Madrid un planteamiento similar al Congreso para exigir al Gobierno de España mayores esfuerzos en inspección.

Gladys Acuña, que afirmó que conoce de cerca la realidad de las camareras de piso por su interés en la problemática y por su condición de alcaldesa de Yaiza, municipio con una zona turística potente como Playa Blanca, tildó de “desgracia y vergüenza que en un sector, como el turismo, que factura 16 mil millones de euros al año en Canarias, veamos a personal que se quema las manos con productos de limpieza por falta de prevención y seguridad en el puesto de trabajo, y eso no lo podemos consentir”.

Acuña reclamó al Gobierno “no sólo ver números, sino articular programas que generen dinero pero que repercutan en el bienestar de nuestra gente”. Nueva Canarias ve “totalmente insuficientes” las acciones del Gobierno desde que en 2016 distintos grupos políticos propusieran iniciativas que además fueron aprobadas.

La precariedad en el colectivo de las camareras de piso se mantiene. Sigue estando muy presente el deterioro en la salud por enormes esfuerzos físicos, escasa recompensa con duras jornadas de trabajo y poco tiempo para cumplir las tareas asignadas, y con un problema añadido: la externalización. Se da el caso de un hotel, por ejemplo, con 4 trabajadoras fijas y 27 contratadas a través de agencias de empleo temporal, argumentando circunstancias excepcionales como si la alta ocupación en Canarias fuese una excepción. “Es una tomadura de pelo a la Ley, pero también hay que decir que no todos los empresarios hoteleros lo hacen porque sería injusto”.

Resoluciones del Parlamento

Gladys Acuña recordó que en febrero de 2016 se aprobó en el Parlamento de Canarias crear un grupo de trabajo con representantes sindicales y empresariales del sector turístico para analizar la situación y poner en marcha actuaciones sobre seguridad laboral y prevención de riesgos laborales relacionadas con las condiciones que afectan a los trabajadores del sector hotelero. Es más, se propuso  también encargar la tarea al Instituto Canario de Seguridad Laboral.

En marzo de 2016 Nueva Canarias solicitó una comparecencia para analizar la situación laboral concreta de las camareras de piso y redacción de un programa de actuación en materia de seguridad en el trabajo de riesgos laborales específico para las camareras de piso. Turismo contestó que abordaría esta problemática en reuniones sectoriales con participación de trabajadores, sindicatos y empresarios. Luego, ese mismo mes de marzo, Podemos llevó otra PNL más o menos en la misma dirección, aprobada por unanimidad con enmiendas de distintas formaciones políticas.

Recientemente, en el debate de la nacionalidad, se aprobó el 23 de marzo una resolución donde el Parlamento instaba al Gobierno a promover medidas para extender los beneficios que hoy obtienen las empresas del sector turístico de forma que repercuta en la estabilidad del empleo, el incremento salarial y la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores, especialmente en el de las camareras de piso, pero la realidad empuja a exigir al Gobierno el cumplimiento de todos sus compromisos y obligaciones.