“Moncho” Galindo, un nuevo senador lanzaroteño con el ADN de Podemos

Quienes lo conocen, dicen de él que es un obrero que quiere cambiar las cosas, introvertido, prudente y con ganas de aprender. Este albañil de profesión es sobradamente conocido en el municipio de Tías, donde ha colaborado en muchas iniciativas juveniles, aunque él reside con su mujer e hija en El Charco de San Ginés, en Arrecife.

Moncho Galindo

José Ramón (Moncho) Galindo es el primer senador logrado por la formación Podemos en Lanzarote, un cargo que jurará a principios de 2016 tras sumar más de 11.000 apoyos en su Isla.

Miembro del consejo político insular del partido magenta, Moncho es catalogado por su compañera Leticia Padilla como un “hombre sencillo que sabe lo que ocurre en la calle, y que no vive en una burbuja, como muchos de los políticos que nos representan”, dice. Y de él apunta Carlos Meca, presidente del consejo ciudadano de Podemos en Lanzarote, que “estamos ante un hombre prudente, que sabe escuchar y con una gran capacidad de trabajo y esfuerzo”.

Moncho viene abanderado a la representación pública por su “naturalidad”, según todos los calificativos que le etiquetan, y él así se define: “Soy Moncho Galindo, un hombre sencillo, albañil, con un hogar por el que trabajo (…) y uno de los asuntos que más me preocupó para entrar en política fue la pérdida de derechos que estamos sufriendo”, apostilla, para luego aclarar que “el objetivo es que el Senado funcione como una auténtica Cámara territorial y que represente a los ciudadanos. Y cambiarlo…”. Reconoce que “el rescate social de los ciudadanos” es una de sus prioridades que fija en su agenda porque “lo he vivido de cerca”.

Para Moncho, es el momento que “los de abajo den un paso adelante”.