Maxi pide retomar el “sábado pijama” y el “domingo piñata” arrecifeños

El músico Maxi Ferrer inauguró la noche del viernes el Carnaval Encantado Arrecife 2018 con un pregón que no pasó desapercibido. Fue original, y terminó su discurso reivindicando: “Hace 25 años que al carnaval de Arrecife nos robaron el último fin de semana de fiesta. Somos la única capital del archipiélago donde el carnaval termina el miércoles de ceniza. Exijo como Alcalde de Don Carnal que me devuelvan, ese “sábado pijama” y “domingo piñata” uno de los más divertidos actos que teníamos”.

Acompañado por la alcaldesa de Arrecife Eva de Anta, el concejal de Festejos David Duarte y gran parte de la Corporación, el pregonero aludía en Las Cuatro Esquinas al Carnaval más tradicional. Allí, en presencia de numerosos vecinos y vecinas fue proclamado alcalde del Carnaval de Arrecife con un divertido ritual.

Las calles del Puerto se llenan de vida, la alegría lo invade todo”, arrancaba su discurso, “han llegado los marinos, nuestros costeros para correr los carnavales. No era fiesta de lentejuelas, purpurina y plumas. El forito, la guitarra, el timple son los protagonistas de esta alegría. ¿Ingredientes del Carnaval? Torrijas, buches de marrajos y parranda. Un hervidero de gente desde la boca del muelle hasta las cuatro esquinas”.

La lluvia dio una tregua a las decenas de personas que recorrieron desde Las Cuatro esquinas por la Calle Real a ritmo de la batucada Villa Pipol, hasta llegar a la Casa Amarilla (antiguo Cabildo), donde se unió el presidente del Cabildo de Lanzarote Pedro San Ginés y el consejero de Turismo Echedey Eugenio.

Ahí Maxi Ferrer dio paso al carnaval de la transición acompañado de la cantante Beni Ferrer, con un impecable disfraz que aludía a las criaturas de los bosques encantados, temática del Carnaval de Arrecife.

Y llego él, continuó el pregonero, “si él, César Manrique, con sus máscaras de lapas, o corcho, y túnicas blancas y naranjas. Nacía las fiestas en El Almacén, con dos grandes anfitriones César y Pepe Dámaso. Me siento orgulloso de estar entre los primeros que se disfrazaban el primer viernes del comienzo del carnaval, en el Instituto de abajo. Ahí comenzó el viernes más carnavalero de la semana. Qué bien lo pasábamos, y lo curioso es que a las 02:00 estábamos durmiendo. Y chiquita fiesta se montaba en el Hoyo del Parque Nuevo …”

Desde la Casa Amarilla asistentes, batucada y autoridades continuaron el recorrido hasta el Kiosco de la Música donde el público disfrutó del Maxi Ferrer más moderno y reivindicativo.

En esta época las reinas casi dejan de reinar pero están las reinonas, las Drag Queen, como siempre digo, nada que envidiar a las de otras islas. Tacones de 40cm plumas y lentejuelas por doquier, paquete marcado, y a bailar. Poco a poco las nuevas generaciones y con el avance de la sociedad hemos tenido que adaptarnos a los tiempos modernos para bien o para mal. Olvidados los timples guitarras, vino y buches, giramos 180º y llega, el Reggeton, Botellón, Burocracia, Itv de la Carroza, Patrimonio, Camiones de seguridad por alerta, y políticos con antojos absurdos… pero no pasa nada, ahí seguimos nosotros, el pueblo, gozando, bailando y comiendo, el carnaval porteño, vamos la feria de la tapa, doce horas, donde niños, ancianos jóvenes y adultos, compartimos, bailamos, reímos, nuestra fiesta más popular …”

La alcaldesa Eva de Anta entregó a Maxi Ferrer un obsequio como recuerdo del primer día del Carnaval de Arrecife 2018.