Los ecologistas defienden la labor de la sargenta jefa del Seprona en Lanzarote

Ecologistas en Acción de Canarias y varios colectivos ambientales han instado a la Delegada del Gobierno, Mercedes Roldós, a que “se preocupe” por la situación del Seprona en Lanzarote y “tome cartas” en el asunto como máxima responsable de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en Canarias.

Según señalan desde La Federación Ecologista Ben Magec-Ecologistas en Acción, en el Seprona de Lanzarote se ha expedientado en los últimos meses a tres agentes por no tramitar denuncias de maltrato animal de los protectoras de animales.

Y también se han abierto varios expedientes sancionadores a la sargenta jefa, Gloria Moreno, relacionados con sus actuaciones de interés mediático, vinculado a graves casos de maltrato animal que han llegado a los tribunales de justicia, afirman.

Los colectivos enviarán a la Delegada del Gobierno un dossier de prensa en el que se refleja “el apoyo de gran parte de la sociedad lanzaroteña hacia el trabajo que en los últimos años ha venido desempeñando la sargento jefa del destacamento del Seprona en la isla de Lanzarote”, explican.

Apuntan desde la Federación que la Delegada del Gobierno “parece que conoce algunos datos ya que manifestó, al ser preguntada por esta polémica, que la Asociación Unificada de Guardias Civiles y ciertos mandos de la Benemérita habían dicho cosas “que no son ciertas” sobre el Seprona de Lanzarote”. Roldós señaló que “las discrepancias entre algunos de los miembros del Seprona están en sede judicial y ahí es donde se tienen que dirimir”; y que el Seprona está llevando a cabo “una muy buena actuación en Lanzarote y en el resto de Canarias”.

Los colectivos ecologistas enviaron los primeros días de enero de 2018 una carta al General Jefe al Mando de la Jefatura del Servicio de Protección de la Naturaleza, Vicente Pérez, para que se interesara por esta situación.

El General del Seprona contestó que reenviaba la carta al Jefe de zona de la Guardia Civil en Canarias, que es quien tiene competencias en esa materia.

Para estos grupos conservacionistas, “existe un consenso generalizado entre las asociaciones ambientalistas, animalistas en valorar como “muy positiva” la labor que ha estado llevando a cabo en ese destacamento la sargenta jefa, Gloria Moreno, desde su llegada.

De hecho, recuerdan desde Ecologistas en Acción, se inició el pasado mes de diciembre una campaña de apoyo en redes sociales.

También demandan de la Delegada del Gobierno que “no ponga en riesgo la protección de Lanzarote”, y que abra una investigación y “de cuenta a la ciudadanía de los resultados obtenidos y garantice de una vez para siempre un funcionamiento estable, y dotado de medios humanos y técnicos al destacamento del Seprona en la isla de Lanzarote”.

Agentes del Seprona en la isla.

Un espacio sensible con millones de visitantes

Estos colectivos, entre los que están también Agonane-Ecologistas en Acción de Fuerteventura, El Guincho-Ecologistas en Acción de Lanzarote, La Asociación para la defensa de los perros Doggys del sur, La Asociación de vecinos Los Majos de La Degollada de Lanzarote y la asociación cultural Pueblo Maho, solicitan “que se deje de mirar hacia otro lado y se informe a la población sobre lo que está pasando en ese destacamento, tan necesario para preservar los valores ambientales de la Isla de Lanzarote como Reserva de la Biosfera, la flora y la fauna y el bienestar animal”.

Se muestran muy críticos los ecologistas en su petición, donde recuerdan que Lanzarote tiene el 42 % de la superficie con alguna figura de protección: un Parque Nacional, dos Parques Naturales, dos paisajes protegidos, Monumentos Naturales, Reserva Marina, etc. A los que se suman los espacios que forman parte de la Red Natura 2000 como Zepas, ZEC y LIC.

La necesidad de vigilancia, protección y prevención viene dada, dicen, “por la carga poblacional de más de tres millones de turistas en el último años; más 350.000 cruceristas que desembarcan en Arrecife y un intenso movimientos de 800.000 pasajeros que entran por el muelle de Playa Blanca.

Consideran los ecologistas que estos datos son “de suficiente entidad” como para justificar “la necesidad de un funcionamiento estable del destacamento del Seprona en la isla, encargado de velar por la protección de la naturaleza para no poner en riesgo los valores que justifican la actividad económica del turismo y la propia protección de la isla como Reserva de la Biosfera desde hace 25 años”.