Los consejeros hacen piña y tumban la tasa del combustible en Lanzarote

El pleno del Cabildo de Lanzarote volvía a vivir este martes las estrecheces del grupo de gobierno insular en las votaciones; y exhibía también lo variable del prisma político dependiendo de si un representante se sitúa en el gobierno o en la oposición.

Todo ello a cuenta de la siempre polémica tasa del combustible lanzaroteña, cuya eliminación fue propuesta y defendida hoy por el consejero de Ciudadanos, Benjamín Perdomo (a través de una moción), y aprobada por la mayoría de los consejeros.

Se daban varias circunstancias para el rechazo a esta ordenanza que se viene aplicándose a las gasolineras conejeras desde el año 2014.

Por un lado, el consejero del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL), Manuel Cabrera, votaba a favor de su eliminación, con lo que dejaba en minoría la postura del grupo de Gobierno que preside Pedro San Ginés (CC).

Por otro lado, se producía también el apoyo a la medida por parte del Partido Socialista, hasta hace unos meses socio de gobierno de Coalición Canaria, con el que mantuvo la competencia de carreteras; y por lo tanto, que utilizó durante meses las partidas finalistas derivadas del impuesto para la ejecución de los proyectos en asfalto y seguridad vial.

Y otra de las morbosas aristas políticas de este debate era conocer la postura del Partido Popular, habitual en su rechazo a tal tasa (de hecho presentó en su día una moción similar). Al final, en este caso los populares no afearon a sus socios nacionalistas y advirtieron que apoyarían su derogación cuando finalizaran los proyectos puestos en marcha y que hoy en día cuentan con financiación.

Aunque algunos entendidos cuestionan el alcance a corto plazo y la efectividad de la propuesta aprobada, lo cierto es que el juego de poderes en el Cabildo lanzaroteño tumbaba hoy en la arena política un impuesto que ha sido defendido por activa y por pasiva por el consejero de Hacienda, Luis Arráez, pero que por el carácter generalista de su aplicación -aunque sea finalista en su destino- siempre ha contado con el rechazo ciudadano, como cualquier otro impuesto surgido en la última década.

Ingresos de unos 2 millones de euros al año

Según las cifras oficiales, hasta la aplicación de esta nueva tasa, el Cabildo recogía de las gasolineras unos 300.000 euros anuales. Tras cuatro décadas, al “actualizar” el gravamen y aplicar dos céntimos por litro de combustible en la liquidaciones regulares de las gasolineras, la institución insular ha pasado a recaudar unos 2M€ al año, cantidades que debe destinar a carreteras.

Sobre este asunto, el consejero Benjamín Perdomo ha señalado que “no se puede actuar con demagogia para justificar el no apoyo a esta moción”, como han hecho algunos grupos, ya que “el Cabildo insular tiene recursos económicos más que suficientes para eliminar esta tasa”.

Ya es hora de que los ciudadanos dejen de pagar por un impuesto que no deberían”, ha reiterado Perdomo, quien ha añadido que “las cuentas de la corporación insular son boyantes”, por lo que “la pérdida de esta recaudación no va a tener un gran impacto para la institución”.