Los comercios prevén unas rebajas que incrementen el consumo un 5%

Las rebajas de invierno -una época donde se sustenta un 30% de la venta anual del sector, según los expertos aunque no tienen fecha fija de inicio decretada, comienzan este sábado en la mayor parte de los locales comerciales lanzaroteños. Algunos ya las iniciaron el pasado día 2 de enero.

En cuanto a las ventas, las estimaciones de las organizaciones empresariales regionales sitúan el incremento de sus ventas en un 5 o 6 por ciento, por encima de los registros observados durante el pasado año.

Con todo, los canarios estamos entre los españoles que menos gastarán en esta campaña de rebajas, con una media de 91 euros por persona, según se desprende del estudio ‘El consumo de moda en España’ realizado por Fintonic.

Y en cuanto a las contrataciones, la campaña de rebajas generará cerca de 3.000 contratos en Canarias, lo que supone también un ligero incremento porcentual (+2) con respecto al ejercicio anterior, según la previsión realizada por la empresa de contrataciones temporales Adecco.

Lógicamente, serán los sectores vinculados con el gran consumo como la alta perfumería y cosmética, electrónica, juguetería, alimentación, distribución y ‘retail’, imagen y sonido, logística y transporte, e incluso hostelería y restauración los que más puestos de trabajo generen.

Tus derechos en las compras

Por otro lado, como suele recordarse en estas fechas, el consumidor tiene los mismos derechos en temporada de rebajas que el resto del año:

  • A recibir una garantía de los productos que obligatoriamente tengan que llevarla.
  • A recibir una factura de los productos que adquiera.
  • A que los productos ofertados sean de esa misma temporada y que no presenten defectos.
  • A cambiar los artículos adquiridos en las mismas condiciones que antes de las rebajas.
  • A pagar con tarjeta si en la puerta están colocadas las pegatinas que anuncian su aceptación como medio de pago.
  • A la devolución del artículo siempre que de ese derecho se informe al consumidor de forma verbal o por escrito en el justificante de compra. Si no se fija plazo, pero se advierte, éste será de siete días.