Las Kellys denuncian el accidente y la situación laboral de una empleada

Dando el nombre ficticio de una trabajadora, el colectivo de camareras de piso de Lanzarote denuncia hoy el caso de una trabajadora en la Isla. Este es el relato exacto de lo expuesto por las Kellys:

Edurne prestaba sus servicios en un hotel como camarera de piso, cedida por una empresa de trabajo temporal y firmando contratos de semana en semana. Sin ninguna formación en prevención de riesgos laborales.

Un buen día, cuando Edurne llegó al trabajo, su jefa la envío a limpiar las planchas de la cocina. Ella era consciente de que no tenía formación para realizar ese trabajo, pero la necesidad y la angustia de firmar contratos de semana en semana no la dejaron protestar.

El destino quiso que aquella noche Edurne sufriera un accidente laboral cuando se encontraba limpiando la plancha, sin formación y sin más protección que unos guantes de goma. Sufrió quemaduras químicas de segundo y tercer grado en ambos brazos y el pecho.

Para evitar precisamente una visita de la inspección de trabajo, esas quemaduras fueron catalogadas por la mutua como accidente leve, calificación con la cual ni la afectada ni esta Asociación estamos conformes, y exigiremos que se cataloguen como graves.

Todo historia tiene un final, pero el nuestro no podía ser más terrible. Edurne, que tenía un contrato de semana en semana, fue despedida al día siguiente del accidente, quedándose totalmente desprotegida y con la firme promesa de su gobernanta de que cuando se pusiera mejor la volverían a contratar.

No Responses