“Las islas no capitalinas tendrán el lugar que les corresponde en el REF”

Los costes adicionales derivados de la doble insularidad de las islas no capitalinas serán atendidos con carácter general en el próximo REF económico cuya reforma negocia el Gobierno de Canarias con el Estado, básicamente reduciendo los porcentajes mínimos para acceder a ciertas subvenciones, dijo hoy en sede parlamentaria Pedro Ortega, consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento.

Ortega destacó así los beneficios logrados para estas islas en el preacuerdo alcanzado con el Gobierno de España en relación con los incentivos económicos regionales, un potente instrumento estatal para apoyar inversiones turísticas e industriales con la finalidad de corregir los desequilibrios económicos interterritoriales en España.

Según explicó el consejero, hasta ahora los requisitos para acceder a estas subvenciones, que pueden alcanzar hasta el 55% del coste total de los proyectos, “no son alcanzables para la mayoría de las empresas canarias al exigir un mínimo de inversión demasiado elevado para la dimensión de nuestro tejido productivo”.

En ese sentido, Ortega destacó que en la negociación del REF “hemos alcanzado un gran logro que supondrá una reducción de las exigencias estatales para el Archipiélago en su conjunto, requisitos que serán aún más favorables para las islas no capitalinas”.

A pesar de las dificultades añadidas para Canarias como la lejanía y el fraccionamiento de los mercados, la pequeña escala productiva o los elevados costes de movilidad y almacenamiento de las materias primas, los recientes cambios legislativos “endurecieron aún más el acceso a los incentivos regionales”, dijo.

Ortega añadió que desde el pasado mes de abril, la inversión mínima para obtener subvenciones se elevó desde los 600.000 euros a los 900.000 actuales, una cantidad que se aplica de manera uniforme para toda España y que resulta demasiado elevada para la dimensión de las empresas canarias.

Tras el preacuerdo alcanzado entre Canarias y el Estado en las negociaciones que se vienen desarrollando sobre la reforma del REF económico, este requisito se reducirá para el Archipiélago en su conjunto y, de forma específica, tendrán una rebaja mayor para las islas no capitalinas.

A juicio del consejero, este aspecto “incidirá positivamente en la atracción de nuevas inversiones hacia estas islas con el fin de mejorar notablemente su posición”.