La protectora Sara denuncia un nuevo caso de maltrato animal

La protectora de animales Sara ha denunciado el maltrato extremo de uno de los ejemplares que acaba de recoger en su albergue de Tahíche, una perra de 14 años que apareció con una cuerda fuertemente atada al cuello.

Consideran desde la protectora que la atadura acompañaba al animal “desde hace años” ya que la piel del cuello y el músculo se hundían debido a la gran presión y al largo tiempo que se daba esta circunstancia, provocando una infección severa, relatan.

Nos cuentan que Rubi, que ese es el nombre de esta perrita recogida en Arrecife, ha sufrido un intensivo tratamiento sanitario, pero comienza a ganar apetito y espera adopción cuando se recupere.

Los veterinarios han hecho un arduo trabajo, pero Rubi todavía “no deja acercarse a nadie”, señalan desde Sara, “aún desconfía de nosotros, pero no nos preocupamos”, explican sobre el miedoso comportamiento de un animal abandonado que sufrió un grave maltrato.