La Policía Nacional localiza en Gijón al menor senegalés desaparecido

Según confirmaban este jueves desde el Club Baloncesto Grubati, “la magnífica labor de la Policía Nacional -a los cuales les estamos muy agradecidos por su empeño y rapidez desde el primer momento- ha dado sus frutos y han localizado en Gijón a Mor Fall, que se encuentra en buen estado”, explican. El  presidente de la entidad, Jonathan Castellano, recibía la noticia durante esa misma tarde, y podía hablar con el joven desaparecido desde el pasado sábado, quien le comentaba que estaba bien. 

Mor Fall es senegalés, tiene 16 años, estudia en el IES Blas Cabrera Felipe de Arrecife y juega en el equipo del Grubati lanzaroteño. Estaba en paradero desconocido después de que le denegaran la renovación de su visado para permanecer en el país.

Según fuentes judiciales, una vez localizado, en estos casos, la Fiscalía de Menores determinará en las próximas horas si el joven jugador regresará a su residencia en Lanzarote o, incluso, cabe la posibilidad de que determine su ingreso en un Centro de Menores.

Viajó por su cuenta a Gijón

Los responsables del Club de Baloncesto Grubati, entidad en la que fichó esta temporada y que lo acoge en la Isla, interpusieron ese mismo sábado una denuncia ante la Policía Nacional, e inició también una campaña para encontrarlo.

El joven estuvo cinco días en paradero desconocido, después de haber sido visto por última vez el mismo sábado, 27 de mayo, en el Aeropuerto de Asturias, hasta donde viajó desde Lanzarote sin el conocimiento de la familia de acogida en la Isla. Según algunos testigos, llegó al Aeropuerto de Guacimeta acompañado por una mujer.

La realización de este trayecto fue confirmado desde el primer momento por algunos viajeros lanzaroteños del mismo vuelo, que se lo encontraban en el avión hacia la Península. Él, mintiendo, comentó a quien se interesó por su viaje, que iba hasta Oviedo porque le harían allí unas pruebas en un conjunto de baloncesto de la zona.

La Policía Nacional y los directivos del CB Grubati especulaban que Mor Fall decidió irse después de que le denegaran la renovación del visado de estudio, ya que su expediente académico no era favorable. El jugador “tenía la convicción de que no lo iban a dejar salir de nuevo de su país una vez que tuviera que renovar el visado”, nos comentaban desde el Club hace unos días.

Mor Fall, acude habitualmente a las clases en el Instituto de Enseñanza Secundaria Blas Cabrera Felipe, y allí está integrado con el resto de sus compañeros. Su ilusión es ser jugador profesional de baloncesto. Mide 2,14 metros y juega de pívot.

Fuentes de la investigación no descartaban que el joven hubiera recibido ayuda en su fuga ya que no se explican cómo pudo pagarse el billete de avión a la ciudad donde este jueves ha sido finalmente localizado por la Policía Nacional.