La Guardia Civil interviene en los robos de materiales en el Puerto de la Luz

El Destacamento de Seguridad de la Guardia Civil del Puerto de la Luz y de Las Palmas ha esclarecido una trama dedicada al robo y hurto de diferentes piezas de maquinaria procedentes de varias embarcaciones del mencionado puerto, deteniendo e investigando a un total de treinta y dos (32) personas tanto de nacionalidad española como extranjera como presuntos autores de delitos de  robo con fuerza en las cosas, hurto, falsedad documental y receptación.

El pasado día 05 de abril la Guardia Civil inició las correspondientes pesquisas tras identificar a un individuo que se dirigía a una recuperadora que se encuentra en el interior del puerto, llevando material náutico (principalmente piezas de bronce como válvulas, juntas, anillos, etc.), pero sin disponer de documento alguno que demostrara su lícita procedencia, por lo que los agentes intervinieron preventivamente el material por sospechar que se tratara de material robado.

Los agentes descubren posteriormente que el material intervenido proviene de un buque en cuestión, que se encontraba varado en las instalaciones de una empresa dedicada a las reparaciones y mantenimiento de buques, recopilando datos de una empresa de mantenimiento que se encargaba de  la rehabilitación del buque.

Tras reconocer el Capitán del buque el material sustraído, procede a realizar la correspondiente denuncia, con la consiguiente detención el pasado día 28 de abril del 2017 de A.U.C.V., como presunto autor de un Delito de robo con fuerza en las cosas. Ésta persona trabaja para una empresa del sector de reparaciones navales que opera en el interior del puerto.

Nuevas denuncias sobre robos en embarcaciones

Por otro lado el responsable de otro grupo empresarial, dedicado al mismo sector, al percatarse de una serie de robos similares, se puso en contacto con la Guardia Civil para denunciarlo, informando a su vez de los  trabajadores que tenían autorización para entregar dicho material metálico, piezas, etc. a las recuperadoras.

Ante estas nuevas denuncias los agentes de la Guardia Civil inician gestiones policiales entre otros trabajadores del recinto portuario, sospechosos de realizar una actividad delictiva similar.

De esta manera la Guardia Civil, investigando a diferente personal laboral perteneciente al interior del recinto portuario y de diversas empresas dedicadas al mismo sector, obtuvo numerosos indicios que señalaban la implicación en estos hechos de otras treinta y una (31) personas más, procediendo a la detención e investigación por diversos hechos delictivos, así como la recuperación de diverso material como válvulas y tubos macizos de bronce para la fabricación de piezas, tuberías de bronce y cobre, abrazaderas, turbinas, etc.

Modus Operandi

Dicha actividad delictiva se desarrollaba en ocasiones de forma individual o bien perfectamente orquestada por varios individuos, los cuales aprovechaban que tenían acceso al interior de las instalaciones de las empresas, embarcaciones en reparación o en mantenimiento. Todo ello coordinado con su conocimiento profesional y su familiaridad con los escasos medios de control de aquellas, debido a que depositaban los materiales en una recuperadora de este tipo de materiales al objeto de eludir y evitar los controles policiales que se encuentran en el acceso y salida del recinto portuario.

La Guardia Civil pudo comprobar presuntamente la sustracción de manera sistemática de piezas en su mayoría de segunda mano y otras nuevas, que luego vendían  en las diferentes recuperadoras de metal de la isla, realizándose la mayoría de las ventas en horarios de descanso laboral –sobre todo entre las 13:00 y las 15:00 horas- para no levantar sospechas tanto de sus propios jefes, como en los posibles controles rutinarios de los distintos cuerpos de seguridad que operan en el puerto.

Denuncias de más robos

Paralelamente a estas investigaciones, la Guardia Civil localizó material perteneciente a una de las principales navieras que operan en el referido puerto que, tras ser informada de estos hechos, también denunciaría varios robos, investigándose igualmente a tres trabajadores del personal de la mencionada entidad mercantil por un delito de hurto. 

Las investigaciones realizadas en el marco de la Operación Cúprica, la Guardia Civil pudo determinar la implicación de una recuperadora de metal, ya que el responsable de dicha recuperadora -supuestamente- conocía la procedencia ilícita de algunos efectos que adquiría como chatarra, llegando incluso a eludir la documentación de las personas responsables de la entrega de metal, justificando la venta a nombre de personas autorizadas. Por este motivo se le imputaba al responsable de la misma dos delitos delito de falsedad documental y otro de receptación.

Todas las piezas recuperadas, unas 140 de aproximadamente -unos 600 kilogramos de peso total- han sido identificadas y posteriormente entregadas a sus legítimos propietarios.

Los detenidos e investigados han quedado a disposición del correspondiente Juzgado, en funciones de guardia, de la localidad de Las Palmas de Gran Canaria.