La Guardia Civil interviene artes de pesca ilegales en Chinijo y La Santa

La Guardia Civil del Destacamento Marítimo de Fuerteventura ha dado cuenta de las intervenciones de tres trasmallos dedicados a la pesca furtiva cerca de La Santa, además de cuatro nasas caladas de forma irregular en la costa lanzaroteña, las cuales incumplían diferentes preceptos recogidas en la citada legislación. En estas localizaciones de artes irregulares de pesca, realizadas a principios de este mes de abril, también fueron intervenidos dos palangres a la deriva en las proximidades de isla de Lobos.

La primera localización la realizó la Guardia Civil en el límite de la Reserva del Archipiélago Chinijo, donde se levantaron dos nasas que se encontraban sin señalizar, además, las mismas se encontraban cebadas, incumpliendo la normativa sobre su uso, según aclaran los investigadores. En su interior se encontraban diferentes especies de pescado, vivo, que fueron devueltos al mar.

La segunda localización se realizó en la zona noroeste de Lanzarote, donde la Guardia Civil localizó nuevamente otras dos nasas sin señalizar correctamente.

Por otro lado, los componentes del Destacamento localizaron en estas intervenciones otros tres trasmallos a  menos de una milla de distancia de la localidad de La Santa (Tinajo). Se trata esta de un  arte de pesca totalmente prohibido en estas aguas por su potencial no selectivo de capturas en cuanto a cantidad, tamaño y especies.  En dichos trasmallos se encontraban atrapadas gran cantidad de “viejas”, las cuales no cumplían con la talla mínima permitida en su gran mayoría.

Por último, localizaron dos palangres que se encontraban a la deriva en las cercanías del islote de Lobos, sumando entre los dos unos 3.000 metros de longitud, explican. Destaca la Benemérita que dichas artes a la deriva representan un peligro para embarcaciones, aves, fauna marina y bañistas o practicantes de deportes acuáticos.

Aviso de los pescadores

Desde la Guardia Civil aclaran que la colaboración ciudadana fue fundamental en el hallazgo de los palangres a la deriva en la cercanía de Lobos, siendo los propios pescadores de la zona los que comunicaron la posible presencia de dichas artes.

Y recuerdan que el uso furtivo de nasas en el litoral marítimo puede conllevar sanciones administrativas de hasta 60.000 euros, en virtud del Título V de la Ley 3/2001, de 26 de marzo, de Pesca Marítima del Estado.