La Bienal de Arte muestra “Lab. 2017. Etiología de una realidad…” en Yaiza y Tías

Autoridades políticas acompañaron a los organizadores de la Bienal en la puesta de largo en la Ermita de San Antonio de Tías.

La exposición “Lab. 2017. Etiología de una realidad transatlántica”, integrada en la Bienal de Arte de Lanzarote, se inaugurará este viernes, 23 de febrero, en la Casa de la Cultura Benito Pérez Armas, de Yaiza, y en la Ermita de San Antonio, en Tías.

El consejero de los Centros Turísticos, Echedey Eugenio, que organiza la Bienal, estuvo en la inauguración de la muestra en Tías, acompañado por el primer edil local, Pancho Hernández, y varios miembros de la corporación. También acudió a la puesta de largo el arquitecto Andrés Jaque.

La muestra Lanzarote Lab 2017. Etiología de una realidad transatlántica nació el pasado año, cuando el arquitecto Andrés Jaque se desplazó a Lanzarote junto a un grupo de 12 alumnos del Máster de Diseño Arquitectónico Avanzado de la Universidad de Columbia (Nueva York) con el objetivo de realizar un informe sobre la dimensión transoceánica de la isla y analizar cómo viven y configuran su cotidianeidad esta isla y sus gentes.

Echedey Eugenio (izq) y Pancho Hernández escuchaban la explicación de Andrés Jaque.

Durante casi una semana, la expedición realizó un trabajo de campo que tenía como fin elaborar una serie de propuestas para la evaluación y la transformación de la isla tomando como punto de partida seis temáticas fundamentales como son el agua y el aire, las fronteras, la red cultural y turística, el océano, las economías y las trans-biologías.

El material entonces recogido por el grupo de investigación ve la luz ahora a través de la exposición Lanzarote Lab 2017.

Según explican desde los Centros, el Advanced Design Studio de la Universidad de Columbia, en Nueva York, dirigido por el profesor Andrés Jaque ha desarrollado durante el curso 2017 una serie de proyectos que puedan responder a estos retos rediseñando la red de museos, espacios de acogida, jardines y paisajes que el artista César Manrique construyó en Lanzarote en las décadas de los setenta y ochenta.