Fuerteventura anima a los conejeros en un frente común contra las torretas

El Pleno del Cabildo de Fuerteventura aprobó este lunes, día 23 de enero, una moción institucional en relación al Auto del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que ha ordenado a Red Eléctrica de España la paralización de la instalación de torretas de alta tensión entre Puerto del Rosario y Gran Tarajal, en Tuineje, y que responde a un contencioso-administrativo que presentó la Corporación insular.

Todos los grupos con representación en la Corporación insular (CC, PSC-PSOE, Podemos, PP, Nueva Canarias y PPMajo) respaldaron un texto en el que se señala que “Red Eléctrica fragmentó la citada línea de transporte de alta tensión en diversos proyectos, en concreto tres en el territorio de Fuerteventura, ninguno de los cuales se ajustó en ningún momento al Plan Insular de Ordenación del Territorio de Fuerteventura, sin que ni tan siquiera se estudiase la posibilidad de cumplirlo en los diferentes estudios de impacto ambiental, admitiéndose y validándose semejante comportamiento por parte de la Consejería de Industria y de la Consejería de Política Territorial, incluso con una declaración de interés general que consideramos contraria a Derecho”.

En la moción también se expone que “el Cabildo de Fuerteventura rechaza la imposición unilateral de la normativa sectorial eléctrica sobre las exigencias medio ambientales y territoriales, despreciando cualquier tipo de consideración sobre éstas, como sería el resultado de una línea de alta tensión en aéreo a todo lo largo de la geografía insular, apostando por integrar las exigencias de todos los sectores y normativas concurrentes en una solución consensuada entre las tres partes”.

El Cabildo de Fuerteventura considera que “el argumento de que el ejercicio legítimo de su derecho a la tutela judicial efectiva de los intereses insulares implique directa o indirectamente un obstáculo para la implantación de parques eólicos o ponga en riesgo el suministro eléctrico insular, utilizado de manera inadmisible en los últimos días por diversas fuentes interesadas, es rechazado de plano por infundado y malintencionado”.

Por ello, en la moción institucional se señala que “el Cabildo de Fuerteventura no cederá ante presión o condición de ningún tipo y, es más, emplaza al Cabildo de Lanzarote y a todos los Ayuntamientos majoreros y conejeros a que se sumen activamente a la defensa de nuestros intereses, haciendo frente común ante comportamientos de aquella índole”, señala.