Eva de Anta, algunas de las claves para conocer la gestión de la alcaldesa

Se define como una política accesible, que respeta las orientaciones del partido, y quizá le obsesiona algo la necesidad de cuidar más la ciudad, aunque para eso también es consciente de que hay que eliminar las trabas urbanas que los propios vecinos sufren. Eva de Anta (PSOE) llegó a Arrecife hace más de 15 años y hoy las riendas del Ayuntamiento de la tercera capital de Canarias.

Eva de Anta llegó a la alcaldía de Arrecife para sustituir a José Montelongo: “él fue quien abrió el camino iniciado en este mandato, y le deseo lo mejor”… Y se hizo entonces con “un marrón”, señora alcaldesa, le preguntamos: “No veo que sea un “marrón” ser alcaldesa de Arrecife”, responde. “Es más bien un reto. Aquí, es verdad, que llevamos varios años con una serie de intervenciones que tenemos que finalizar para que los ciudadanos se sientan orgullosos de su lugar, y que acaben sintiéndose identificados con ella”.

La actual alcaldesa capitalina parece una mujer despierta. Cuando se sitúa en la mesa para conversar con nosotros, lo hace en una situación donde parece cómoda, y siempre con una postura proactiva al intercambio de pareceres. Antes concejala de Servicios Sociales, dice que “la alcaldía es una responsabilidad multiplicada por veinte a cuando eras concejal”, pero aclara que le ha dado “continuidad al proyecto iniciado en junio del pasado año”.

En cuanto a las primeras tareas que desplegó según estrenó el nuevo despacho, en mayo, nos detalla que “uno de los puntos prioritarios al llegar fue la aprobación del Presupuesto, algo que logramos un mes y poco después porque necesitábamos esta herramienta fundamental de funcionamiento del Ayuntamiento. Y luego tenemos un tema importantísimo cómo es el agilizar las subvenciones de áreas tan sensibles como las de servicios sociales, las deportivas o las culturales. Y no sólo hacerlo internamente, sino ayudar a las propias asociaciones a que gestionen y tramiten las mismas”.

Obras son amores

Una de las aficiones favoritas de Eva es nadar, y reconoce en la marina de la ciudad uno de sus lugares favoritos para pasar los ratos de ocio: “Me gusta mucho nadar cuando tengo un ratito; y siempre que tengo tiempo libre lo intento aprovechar con la familia”.

Precisamente en el frente marítimo se han desarrollado las obras más polémicas de los últimos meses. “Las obras son importantes”, nos dice, “porque al final transforman la realidad que nos piden los ciudadanos para construir una ciudad más amable”. Sin embargo, “hay leyes y reglamentos que debemos respetar, y circunstancias en las empresas en las que no podemos intervenir, porque somos ajenas a la administración   concreta de las empresas. Es cierto que es responsabilidad del Ayuntamiento -aunque lo haga el Cabildo o el Gobierno de Canarias- fiscalizar los trabajos que se realizan en la ciudad. Pero nos ha repercutido en el caso de las obras de la Avenida o en el servicio a domicilio”, relata, para aclarar a renglón seguido que espera que a principios de agosto  el servicio de asistencia a domicilio “esté ya firmado y que las trabajadoras ya subrogadas puedan iniciar el servicio; y lo que es más importante, que los vecinos pueden recibir la atención que se merecen”.

eva 2

El “gurfín”, mi barrio, mi espacio

No cree Eva de Anta que a los ciudadanos de Arrecife les cueste participar en la construcción de su ciudad. “Para nada”, comenta, “quizá porque no hay una identidad de ciudad ya que tienen mayor sensación de identidad en los barrios; pero en muchas de las acciones que realizamos demuestran que se implican. Y nuestra tarea es seguir trabajando en la identidad común de los arrecifeños, a la vez que potenciamos los barrios. En ese sentido, hay que saber que eliminando las limitaciones que muchos ciudadanos tienen en infraestructuras y servicios, lograremos que se impliquen y quieran a su ciudad”. Y en este marco de vecindad, la alcaldesa acota una preocupación que “no digo que me obsesione”, nos comenta, “pero luego está el tema de la limpieza. Nosotros podemos hacer muchas campañas, pero si luego no cuidamos la ciudad hay una parte que cojea, y es más complicado. Pero eso también se logrará con tiempo y concienciación”, dice.

El Plan Supletorio que busca respuestas

La responsable del Ayuntamiento de Arrecife reconoce que en materia urbanística “lo deseable para cualquier ciudad hubiera sido elaborar un Plan General hecho directamente desde el Ayuntamiento, pero se decidió un Plan General Supletorio para dar respuesta a los convenios que tenemos que firmar con los propietarios en determinadas bolsa de suelo”.

No fue tan extraño este camino: muchos ayuntamientos españoles han elegido esa fórmula como herramienta para ordenar de manera pormenorizada la ciudad. Pero aquí se inició un camino por el que Eva de Anta afirma que transitará  sin prisas: “No es fácil, porque hicimos una aprobación inicial a la que se presentaron muchísimas alegaciones, y donde hubo cambios sustanciales con respecto a ese primer documento, con lo que ahora nos iremos a una segunda aprobación y exposición pública. Sí es verdad que he dicho que no hay prisa en ese sentido; hay que leer bien los convenios y reflejar  lo que es la propiedad municipal y la parte de propietarios. Hasta que ese documento no sea el de la mayoría y refleje un buen ordenamiento para la ciudad, habrá que estudiarlo a fondo.

Si le preguntamos si maneja una cifra aproximada de lo que costará a los vecinos los convenios, nos espeta que “sería una imprudencia por mi parte”. Y nos resumen esa maraña de asuntos jurídico-urbanísticos en los que lleva inmersa su ciudad desde hace años: “Está por ejemplo el caso del Parque de La Vega, y otros donde están viniendo favorables las sentencias del Supremo, y se están solventando de forma favorable para los intereses de los arrecifeños. Creo que son nueve o diez pleitos los que llevamos ganados y se pueden reflejar en ese convenio. Pero hay otro que es más complicado, el de Ginory, donde habrá que negociar con los propietarios y darles la posibilidad de aprovechamiento para que no sea costoso para las arcas municipales. Ese justiprecio es inamovible y hay que buscar la fórmula para que no repercuta directamente en el Presupuesto”.

Una mujer de partido

Eva de Anta se considera una persona accesible: “Sí. Lo soy, y no solamente como alcaldesa, ya lo era antes, como concejala”. También observa conveniente que su partido fiscalice su acción de Gobierno: “en el partido socialista, es ahora la gestora la que marca las líneas políticas que llevamos los responsables locales en Arrecife, igual que lo hace con el grupo político socialista en el Cabildo y otras instituciones donde gobernamos o actuamos”. Afirma tener total predisposición para colaborar con la gestora en ese sentido: “Tenemos una vida orgánica muy rica. Además, cada seis meses tenemos una asamblea con los militantes para que conozcan lo que hacemos. Tenemos una vida orgánica muy intensa, con charlas, con encuentros… Pero creo que todos deberíamos ser activos con los ciudadanos en este sentido, y responder, sean o no sean del partido, de nuestras decisiones”.

Cuando no acercamos a los 100 días desde que recibió el bastón de mando del Ayuntamiento, descolgándose entonces de su responsabilidad en Servicios Sociales, echa la vista a esa Área y reconoce que confía “absolutamente en Victoria Sande, y no sólo por su experiencia en sindicatos, sino en su sensibilidad y humanidad como persona. Está haciendo un magnífico trabajo, y  no solo en la atención a las personas, sino en el trabajo con el personal”.

Quizá por ello, porque viene de un área multidisciplinar como la de Servicios Sociales, no resulta extraño el talante colaborativo que muestra en algunas de sus respuestas una joven alcaldesa que parece afrontar con optimismo el devenir en la gestión de su ciudad.

2 Comments