El temporal impide la conexión con La Graciosa y cierra Montañas del Fuego

Debido a las malas condiciones meteorológicas, las Montañas del Fuego en Timanfaya han tenido que cerrar durante unas horas este sábado; mientras que las líneas marítimas que enlazan los puertos de La Graciosa y Órzola han cancelado las conexiones desde primera hora de la mañana de hoy. Todas las salidas previstas han quedado suspendidas hasta el domingo, a partir de cuando se espera retomar con normalidad el transporte marítimo entre las islas.

Por otra parte, Líneas Marítimas Romero ha cancelado también sus trayectos entre Playa Blanca (Lanzarote) y Corralejo (Fuerteventura).

Eso sí, las conexiones marítimas entre Playa Blanca y Corralejo están siendo operadas con normalidad por parte de las otras dos grandes compañías que realizan el transporte de pasajeros y vehículos. Desde Naviera Armas confirman que los barcos de la mañana han navegado con el fuerte oleaje, pero han atracado con regularidad en ambos puertos.

Además, aclaran desde el Consorcio de Seguridad y Emergencias de Lanzarote que los puertos sureños de Marina Rubicón y Puerto Calero están activos.

La rotura de cristales en guaguas cierra temporalmente las Montañas del Fuego

Por otro lado, las visitas de turistas a las Montañas del Fuego, en el Parque Nacional de Timanfaya, han permanecido suspendidas desde las 10:00 a las 12:00 horas, después de que el fuerte viento provocara la rotura de la luna de una guagua y de la claraboya de otra, debido al impacto de pequeñas piedras durante el trayecto por las montañas.

Según corroboraba a este medio el consejero responsable de los Centros de Arte, Cultura y Turismo (CACT) del Cabildo de Lanzarote, Echedey Eugenio, este problema en la rotura del acristalado de las guaguas -ninguna de ellas gestionada por los CACT- obligó a cerrar temporalmente la entrada.

Posteriormente se reabrió; si bien durante las próximas horas los gestores del Centro volverán a valorar cómo se desarrolla la jornada.

Lanzarote seguirá este sábado, día 27 de enero, en situación de aviso amarillo de la Agencia Estatal de Metereología (AEMET) por riesgo de fuertes vientos; y en aviso naranja por oleaje intenso. Para mañana domingo descenderá la intensidad de ambos fenómenos, según la previsión.