El SEPRONA denuncia dos veces al mismo ganadero por insalubridad

La Patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Vecindario, en Gran Canaria, ha denunciado entre el día 1 de diciembre del 2017 y 13 de marzo de 2018 una serie de irregularidades cometidas presuntamente por el propietario de una explotación ganadera del municipio de San Bartolomé de Tirajana, relacionadas con el abandono de cadáveres de animales de ganadería en los alrededores de la Presa de Chira.

Con motivo de la información facilitada por parte de los servicios de vigilancia y mantenimiento de los Barrancos del Consejo de Insular de Aguas, sobre el hallazgo de varios cadáveres de ovejas en las inmediaciones del referido embalse, la patrulla del SEPRONA realizó una inspección para comprobar lo narrado.

De esta manera el SEPRONA inspeccionó la zona el pasado día 1 de diciembre, encontrando en un avanzado estado de descomposición cuatro cadáveres de ovejas en la misma zona inundable del embalse citado. A raíz de la posible identificación de dos de los cadáveres se obtuvieron los datos de la explotación a la que pertenecían.

Una vez en aquella el SEPRONA identificó a su propietario, que reconoció en principio que los animales eran suyos, recordándole los agentes que según la normativa vigente debía hacerse cargo de la retirada y gestión de los cadáveres en cuestión, siendo a la vez identificado y denunciado por una infracción a lo dispuesto en el artículo 7.f de  la Ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal.

Segunda actuación

En base a la primera denuncia, y dentro de las funciones y competencias del SEPRONA en materia de protección animal, los agentes de la citada Patrulla decidieron inspeccionar nuevamente la misma explotación el pasado día 13 de marzo.

En esta segunda inspección los agentes hallaron a diferentes animales de ganadería con varios indicios de insalubridad y suciedad, encontrando además esparcidos dentro de la explotación varios cadáveres de ovejas, uno de un caballo y un foso con numerosos –entre 30 y 40- cuerpos de cabras, ovejas y un cerdo en diferentes grados de putrefacción, según señalan los investigadores.

Por todo ello el SEPRONA realizó la correspondiente acta de denuncia a la citada Ley 8/2003, informando de la situación nuevamente a la autoridad administrativa competente del correspondiente expediente sancionador, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias.