El PSOE tacha de “propaganda” el plan de inversiones del Cabildo en Haría

Según apunta hoy el concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Haría, Alfredo Villalba,, “tras el varapalo de la sentencia de la Cueva de los Verdes, el Cabildo se ha lanzado a una campaña mediática sin precedentes con la anuencia del alcalde, Marciano Acuña”.

Reitera este domingo Villalba su intención de fiscalizar el cumplimiento de la sentencia y de acudir a los Tribunales “si consideramos que el alcalde y su equipo de liberados ponen en riesgo el futuro de nuestro pueblo por el beneficio político de un compañero de filas”, criticaba.

Porque, tal y como asegura su portavoz, “el insistir a bombo y platillo sobre el compromiso de la primera institución con Haría solo busca tapar las vergüenzas del desatino de la gestión municipal y beneficiarse de la explotación de un bien propiedad del municipio”, dice.

El socialista critica la “presunta compensación” económica por la Cueva con obras “que ni siquiera suponen coste alguno para el Cabildo en muchos casos o que responden a la financiación estipulada con los siete municipios: nada que no nos correspondiera por derecho de antemano”. Y añade que “difícilmente puede compensarse un quebranto cuya cuantía se desconoce”.

Al respecto de la supuesta devolución de inversiones por la cueva, Villalba recuerda que las obras del Mirador de Haría le corresponden al municipio en el marco del Plan de Desarrollo  de Canarias desde 2013.

También menciona el proyecto de peatonalización del Casco de Haria, “que está incorporado al Plan de Zonas Comerciales Abiertas y ya ha beneficiado a  San Bartolome , Teguise o Arrecife”. En lo referente al reasfaltado de Arrieta,, Haria y Máguez, “son obras financiadas por los usuarios,  que pagamos un céntimo de más en el litro de gasolina para destinarlo al mantenimiento de carreteras”, apunta.

Finalmente, el socialista alude a la compra de la Casa del Cura, que a su juicio “es una mera declaración de intenciones que viene a desmostar que el Cabildo da como válido un convenio, con el silencio cómplice de los mandatarios locales , gravoso, injusto y sin cuantificar”.