El PSOE critica que el mercado de La Villa no tenga Plan de Autoprotección

Según el Partido Socialista en el Ayuntamiento de Teguise, el grupo de Gobierno del consistorio reconoció durante el último Pleno municipal que el mercadillo popular que se celebra cada domingo en La Villa de Teguise carece de Plan de Autoprotección, “una exigencia legal”, recuerdan desde este partido de la oposición, “en el desarrollo de actividades caracterizadas por la concentración demográfica”.

Señalaba este lunes el portavoz local socialista, José Brito, que “los planes de seguridad son exigencia ineludible en la organización de actividades privadas y municipales, previstos para reducir al mínimo las posibles consecuencias de un accidente o situación de emergencia en las personas que asisten a un acto público, ya sea en espacios cerrados o al aire libre”.

Explica el líder de la oposición “trompetera” que desde el inicio del presente mandato han solicitado “en reiteradas ocasiones” ese documento; si bien fue durante la última sesión plenaria celebrada este mes cuando se les confirmaba que “sigue sin redactarse el Plan”. “Este hecho sólo puede calificarse de imprudente e irresponsable, pues atañe a la seguridad de miles de personas cada domingo”, criticaba el portavoz.

José Brito.

Este tipo de planes de emergencia y autoprotección tienen como objetivo optimizar todos los recursos disponibles y contar con todos los materiales técnicos necesarios. Esta planificación implicaría haber realizado la evaluación de riesgos y descripción de las medidas preventivas para cada acción de emergencia.

En un futuro lo deberán tener las playas peligrosas

Por otro lado, según figura en el Proyecto de Decreto que redacta la Consejería autonómica de Política Territorial, por el que se regulan las medidas mínimas de seguridad y protección que han de cumplir las playas y zonas de baños naturales de la Comunidad Autónoma de Canarias, figura, entre otras cosas, la obligación de que las playas clasificadas con nivel de protección medio, alto y muy alto deberán disponer de un plan de autoprotección, aprobado por el ayuntamiento e inscrito en el Registro Autonómico de Planes de Autoprotección, y todas las playas, sin excepción, deberán disponer de elementos de información o identificación de las condiciones de seguridad de las mismas según corresponda a su riesgo, tales como banderas de identificación y carteles informativos.

La nueva normativa exigirá la actuación de los ayuntamientos en esta materia, algo para lo que la Consejería anuncia que prestará ayuda económica.

Según aparece en el proyecto del futuro Decreto, el órgano de la administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias competente en materia de protección civil, además, deberá recoger en un catálogo general la relación de todas las playas de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con la información facilitada por los ayuntamientos, y también se deberán articular sistemas de balizamiento específico, sistemas de avisos y comunicados, y la exigencia de un servicio público de salvamento en playas con nivel de protección medio, alto y muy alto.