Interesa la presencia en el IES Teguise de amianto, un material cancerígeno

Tras confirmar que el IES Teguise es uno de los 53 centros educativos regionales que cuentan en sus instalaciones con fibrocemento, el concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Teguise, Jonás Alvarez, solicitará al grupo de gobierno presidido por Oswaldo Betancort que informe de la situación en la que se encuentra en este asunto y cómo podría afectar al alumnado del Centro.

La petición de Alvarez, que de debatirá en el próximo pleno local, se produce 24 horas después de que se hiciera público que el IES de Teguise aparece en el informe de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias como uno más de los 53 centros educativos del Archipiélago donde se ha detectado este material, conocido también como amianto, y cuyo uso está prohibido en España desde el año 2001 (el IES Teguise abrió sus puertas en 1999).

Lo más importante es que se informe con tranquilidad y transparencia para evitar alarma entre la comunidad educativa”, afirmaba hoy Álvarez. “Son muchas las construcciones anteriores a la entrada en vigor de la prohibición que usaban con frecuencia este material y en este caso, al tratarse de un centro educativo, habría que extremar las precauciones y proceder a su retirada en el plazo de tiempo más corto posible”, señala el edil, que también ha querido insistir en que el riesgo para la salud se produce únicamente “si, por cualquier motivo, el amianto se mueve”.

El concejal popular considera que lo fundamental en este caso es conocer con exactitud “el grado de afección que tienen las instalaciones y exigir y coordinar con la consejería de Educación un plan para que se retire de forma segura y bajo el protocolo correspondiente”, expone.

Jonás Álvarez, confía en que el gobierno municipal sea “sensible con este problema y ponga todo de su parte para solventar esta situación cuanto antes”, expone.

La uralita no debe manipularse

La retirada de diversos elementos de fibrocemento en centros educativos suelen ser actuaciones consideradas como menores, ya que la mayoría de ellas se centros en la eliminación de techumbres de pequeños espacios y en su reposición.

El registro de infraestructuras educativas con presencia de este material debería ser el primer paso del proceso de actuación en la planificación de retirada de amianto de estos centros educativos.

Educación advierte que la mera presencia de fibrocemento no debe ser motivo de alarma para la comunidad educativa. Solo si el material se manipula, perforándolo o cortándolo, o en menor medida si se rompe, puede haber riesgo de desprendimiento de partículas.

CCOO ha pedido su retirada

Por otra parte, desde el sindicato Comisiones Obreras urgieron hace meses a que las Administraciones públicas realizaran un inventario y retiraran el amianto existente en los centros educativos.

El amianto o asbesto es un mineral de gran durabilidad y reducido coste, formado por fibras naturales con diferente composición química. Se ha utilizado como materia prima en la fabricación de numerosos materiales y productos a los que confiere propiedades físicas y químicas muy apreciadas por la industria (resistencia mecánica, incombustibilidad, baja conductividad térmica, resistencia al ataque químico, etc.).

La Guía Técnica para la Evaluación y Prevención de los Riesgos Relacionados con la Exposición al Amianto elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, establece que “los materiales con amianto pueden seguir instalados y en uso mientras dure su vida útil, conforme a la normativa. No serán causa de riesgo por exposición a fibras de amianto siempre que se encuentren identificados e incluidos en la evaluación de riesgos de la empresa y se implante un programa de gestión con las medidas preventivas necesarias y actuaciones previstas para su conservación, mantenimiento y, llegado el caso, su eliminación”, expone el documento.

Desde el sindicato apuntan que “el amianto es una sustancia confirmada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como carcinógena del primer grupo en humanos, es decir, que puede producir cáncer con independencia de la cantidad a la que se está expuesto. La OMS afirma que se producen 107.000 muertes al año por enfermedades derivadas del amianto”.