El Partido Popular pone en valor la tarea de las mujeres de los pescadores

El reconocimiento se realizaba en la Casa del Miedo del Charco de San Ginés.

Testimonios de vida, recuerdos, dolorosas ausencias, alegrías, poesía y música han sido algunos de los ingredientes con los que el Partido Popular de Lanzarote ha querido reconocer a las mujeres, hijas y hermanas de marineros durante el Día Internacional de la Mujer.

El encuentro, organizado por la Secretaría de Política Sectorial que dirige Dácil Garcias, se ha celebrado en la Casa del Miedo, lugar emblemático del Charco de San Gines y lugar de referencia para las familias de la mar que acogió a una veintena de mujeres de pescadores de Lanzarote y La Graciosa que compartieron sus vivencias personales con todos los asistentes.

El denominador común de todas ellas “una vida entregada por entero a la familia, al cuidado de los hijos, a la casa, al trabajo en las conserveras, al remiendo de redes,… tareas cada una de ellas que sumaban horas, días, años hasta completar toda una vida de trabajo y superación personal” que la presidenta los populares lanzaroteños, Astrid Pérez, puso en valor durante su intervención.

Tantas y tantas mujeres de pescadores, señaló Pérez, con las que esta isla tiene una deuda pendiente porque ellas fueron pieza esencial y protagonistas silenciosas de nuestra historia reciente en la que la pesca fue el sustento y una oportunidad para el desarrollo de la isla”.

El acto estuvo cargado de emotividad con los testimonios de las esposas e hijas que vivieron en primera persona las penurias de una época o episodios tan dolorosos como el del asalto al Cruz del Mar, del que el próximo noviembre se conmemoran 40 años. Una tragedia que sigue muy presente en sus vidas y en la memoria colectiva de la sociedad lanzaroteña. Experiencias compartidas y momentos especiales también como la lectura de un poema por parte del ex concejal de Arrecife,  Roberto Herbón, que dibujó la soledad de la mujer en cada partida y el miedo a que sus seres queridos no regresaran.