El Parlamento canario pide instaurar un impuesto a las bebidas azucaradas

El Grupo Parlamentario Podemos Canarias ha logrado el respaldo unánime del Parlamento de Canarias para instar al Gobierno de Fernando Clavijo a “instaurar en la Legislatura actual” impuestos “a las bebidas refrescantes hipercalóricas” y, en general, a todas aquellas que tengan “azúcares añadidos”, así como a los “alimentos con alto contenido en grasas saturadas”.

Este impuesto al azúcar, que ha sido defendido por el diputado Francisco Déniz, debe formar parte “de una estrategia integral” y no “solamente objetivos meramente recaudatorios”, pues el “cien por cien de lo recaudado” deberá destinarse a “sanidad infantil”, a la “investigación sobre la relación salud-alimentación y desigualdad social” y, sobre todo, “a campañas de sensibilización favorables a una dieta saludable”.

Asimismo, y según la resolución aprobada, el Gobierno deberá fomentar campañas favorables al “consumo de productos locales y a la prevención desde el punto de vista sanitario, especialmente destinadas a la población de riesgo”.

Este es un impuesto solidario, porque el problema de la diabetes y la obesidad infantil afecta a las clases populares, ya que las condiciones socioeconómicas tienen un poder patógeno oculto, la comida basura es más barata y hay que poner obstáculos a los alimentos perjudiciales para la salud”, ha asegurado Déniz.

Para el diputado, “la gente más humilde es la más afectada” por los hábitos de vida menos saludables, y hay que “poner freno a este veneno que es el azúcar. Hasta los embutidos tienen azúcar, o las pizzas…no sabemos lo que estamos comiendo y hay que recordar que la fructosa también es cancerígena”, apuntaba hoy.

No a reducir la subvención REA a la importación

Sin embargo, la formación morada no consiguió el apoyo de los parlamentarios para que el Ejecutivo regional comenzara una “reducción progresiva de las ayudas” del Régimen Específico de Abastecimientos (REA) “para la importación de azúcares y grasas destinadas a la elaboración de bebidas refrescantes hipercalóricas, respostería industrial y alimentos con alto contenido en grasas saturadas”

La resolución incluye que el Gobierno canario regule “la venta de alimentos y bebidas ricos en grasas saturadas y azúcares en los centros de Educación Secundaria” y que, en un plazo de dos años, “aumente hasta cinco horas semanales el tiempo dedicado a  la actividad física extraescolar en los centros educativos”, sumándolas a las tres horas vigentes dedicadas a la educación física.

2 Comments