El FICL´2018 conoce a sus ganadores

El primer galardón de la noche en la ceremonia de entrega de la 18ª edición el Festival Internacional de Cine de Lanzarote (FICL), celebrada este sábado en el teatro El Salinero, fue el Premio del Público al mejor corto documental, que recaía en Las Patronas, de Rober Astorgano.

“El documental siempre está muy pegado a la tierra y a la realidad. Alguien que haya visto la sección se hace una idea de la agenda de nuestros días”, decía sobre estos trabajos el crítico Casimiro Torreiro. Por su parte, Irene Silvera, programadora y colaboradora del festival durante muchos años, destacaba la “impecable factura técnica” y la “emotividad” de los documentales seleccionados.

El premio, por quorum, al Mejor Cortometraje Documental era para Ins Holz  (In the woods), de Corina Schwingruber y Thomas Horat (Suiza), el retrato de una tradición ancestral suiza que vincula al hombre y la naturaleza. 

Ángel Valiente recogió el premio al Mejor Corto Canario.

En cuanto al Mejor Cortometraje de Animación fue a parar a Simbiosis Carnal, de Rocío Álvarez. Y Echedey Eugenio, consejero delegado de los Centros de Arte Cultura y Turismo de Lanzarote, entregó el premio a la directora española residente en Bélgica, quien apuntaba: “Estoy muy contenta de que esta pieza, que he planteado como una obra visual por mi formación como pintora, reciba el premio. Para mi era importante que fuera un espectáculo visual, pero que tuviera un contenido y una crítica. Gracias al Festival por la acogida y por hacer posible que estas piezas diferentes se vean y se aprecien”.

El Mejor Corto Canario proyectado en el FICL 2018 fue para el jurado “29 de febrero”, de Ángel Valiente. La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Arrecife, Jimena Álvarez entregaba el premio al cineasta residente en La Palma. “Empecé a hacer cine profesional en esta isla, aquí viví quince años. Este es un documental sobre un platanero de Los Sauces. Con que el corto se pudiera ver en Lanzarote ya era feliz. Conseguir el premio es lo más. Quiero dedicárselo a Davinia y a mis niños”, comentó Ángel tras recoger el premio.

El jurado del Festival decidió que el Mejor Corto de Ficción Nacional fuera para Los hombres de verdad no lloran, de Lucas Castán, quien reconocía que “tenía mucha curiosidad por saber cómo se recibía aquí esta historia. Porque yo vengo del Pirineo, casi del otro lado del muro, como dirían en Juego de Tronos, aquí sois mucho más abiertos y hospitalarios, allí somos más reservados, como el protagonista del corto, que es un poco vinagre”. 

Por último, Calamity, de Maxime Feyers y Séverine de Streyker se alzaba con el premio al Mejor Cortometraje de Ficción Internacional.

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, entregó el premio a la codirectora Séverine de Streyker. “Estoy muy contenta de estar aquí, estoy realmente impresionada por la dimensión del Festival que tenéis, es maravilloso ver la sala llena”, comentaba ante el público que atestaba en la noche del sábado el Teatro El Salinero de Arrecife.