El embalse de Chafariz vuelve a ser seguro para los animales silvestres

El viejo embalse cuenta ahora con rampa y una tarima flotante.

Finalizaron los trabajos de acondicionamiento del embalse de Chafariz, en el valle de Temisa (Haría), una intervención ambientalista que busca proteger la fauna de la zona, y conservar este emblemático espacio relacionado con la cultura del agua insular.

Hasta ahora, no eran pocas las aves como cernícalos, halcones de Leonor, guirres, currucas, o también conejos y erizos, que cuando acudían a beber al embalse caían al fango y no podía escapar de sus muros. La mejora ha buscado dar solución a este asunto. Así que han habilitado una rampa y han colocado una plataforma flotante, para que los animales puedan beber del agua del estanque cuando el agua se aloje allí, sin riesgos.

Los trabajos han supuesto la retirada de varias toneladas de residuos. Igualmente se ha acondicionado los alrededores de la vaguada, donde la población del norte de la isla solía acudir a recoger agua en el manantial de Chafariz.

Esta intervención fue promovida por la Consejería de Política Territorial, Medio Ambiente y Aula de la Naturaleza del Cabildo de Lanzarote, gestionada por Marcos Bergaz, y por la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Haría, dirigida por el primer teniente de Alcaldía, José Pérez Dorta.

Según explicaban este viernes, en los últimos meses ambas administraciones han colaborado para evitar que siguiera siendo “una trampa mortal para los animales”, comentaban; además de asegurar el correcto mantenimiento de un lugar muy reconocible en la historia cultural de Haría.

Marcos Bergaz y José Pérez Dorta visitaron el embalse.

Los dos responsables públicos visitaron en los días pasados el embalse y la galería para conocer su estado una vez finalizadas las tareas.

Durante el recorrido, José Pérez Dorta ha recordado que el proyecto se hacía necesario ya que, además de salvaguardar a los animales de ese entorno, “el embalse de Chafaríz es una reseña obligatoria en la cultura del agua de Lanzarote, que hay que conservar para mantener viva nuestra memoria y que sirve de acuífero para la fauna local”, dijo. El manantial de este embalse fue considerado durante décadas el acuífero de agua dulce más importante de Haría.