El duro testimonio de una vecina obliga a un receso en el Pleno capitalino

La situación de precariedad por la que pasan algunas familias de la capital lanzaroteña se plasmaba claramente, y de forma inesperada, en la reunión del plenario del Ayuntamiento de Arrecife que tiene lugar durante la mañana de este viernes.

Allí, durante un momento del debate entre los grupos políticos, concretamente el referido al levantamiento del reparo para poder entregar las ayudas al transporte de estudiantes, ya aprobadas en diciembre, una vecina de Arrecife tomaba la palabra entre el público, en el salón de plenos, para expresar su situación y pedir a la clase política que trabajara por solucionar los problemas sociales de la ciudadanía, y más concretamente el suyo.

Era el testimonio desgarrado de una madre, que solicitaba que “hicieran por ellas, las madres, porque son las que más sufrimos”.

La vecina se alzó y se dirigió al Pleno exponiendo su preocupante su caso familiar, y pidiendo ayuda para solucionarlo.

Su alegato fue escuchado en silencio por los ediles, mientras que la alcaldesa Eva de Anta no quiso precipitar el aplazamiento de la sesión ante tal irrupción. Era entonces cuando esta madre detallaba su situación familiar, en la que afirmaba estar “agotada y enferma”, y tener en estos momentos a toda su familia en contra: “Yo no puedo echar a mi hijo a la calle porque me duele mucho. No puedo verlo botado en la calle; y por eso les pido que me echen una mano para poder luchar por mi hijo (…) Ustedes tienen la obligación de echarme una mano en esto (…)”, decía la mujer durante parte de su discurso dirigido a los gobernantes locales.

Habló durante varios minutos, hasta que finalmente los miembros del plenario de Arrecife realizaban un receso y, tras 20 minutos, volvían al debate de los asuntos de esta sesión ordinaria. La afectada logró hablar durante unos minutos con la primera edil.

One Response

Add a Comment