Dos obreros salen ilesos en la caída de un andamio en un edificio de Arrecife

Dos operarios salían ilesos esta mañana de martes del descolgamiento accidental de un andamio flotante en la calle Gómez Ulla, en Arrecife.

Mientras estaban trabajando sobre la plataforma, uno de los amarres de la azotea cedió, provocando la caída al suelo de parte de la estructura. Un gran susto que no derivó en heridas de consideración para los trabajadores, según fuentes sanitarias.

A la llegada de los efectivos del Servicio de Urgencias Canario (SUC), uno de los operarios que trabajaba en el andamio ya había ganado la calle por su propio pie. Mientras que el otro fue ayudado y, aunque no sufrió heridas, era trasladado en ambulancia al Hospital José Molina Orosa porque “estaba muy nervioso” después el accidente, según detallan desde la sala operativa del 1-1-2 Canarias. Fuentes no oficiales apuntan a que este era su primer día en la obra.

Fue en torno a las 09:24 horas de este martes cuando se produjo en esta céntrica calle de Arrecife el desprendimiento del andamio flotante, que estaba situado en la fachada a la altura del segundo piso.

Fueron activados también los bomberos del Consorcio de Seguridad y Emergencias de Lanzarote y la Policía Local de Arrecife.

Desde el Consorcio confirman que uno de los pesos golpeó a un vehículo que estaba estacionado en la zona, causando daños materiales en el mismo.

Los bomberos aseguraron con una cuerda la base que había cedido y, una vez que la Policía Científica lo autorizó, se procedía con ayuda del camión grúa que trajo la empresa constructora a retirar el andamio.

Como se observa en la imagen, también fueron muchos los curiosos que se acercaron a mirar la peligrosa caída del andamio que, afortunadamente, no terminó en tragedia para trabajadores o peatones.

Uno de los amarres de la azotea cedió y provocó la caída de parte de la plataforma.

Los operarios que trabajaban en ese momento en el andamio no sufrieron heridas de consideración, aunque uno de ellos sí una crisis de ansiedad. FOTO portada: José Torres.

One Response