Dos jóvenes empresarios de Arrecife buscan exportar el queso artesanal

Ana y Vicente apuntan que abrieron en Arrecife hace cuatro meses una tienda de quesos, Queso Project, en la céntrica Calle José Molina de la capital lanzaroteña. “Desde que abrimos hemos ido creando una red de queserías canarias que son las que nos surten todos los meses”, comentan sobre su proyecto empresarial que tiene como objetivo difundir al consumidor el origen y la historia del producto que compra, y fomentar el consumo de queso artesano.

Argumentan que hoy día gran parte del queso canario que sale de las islas pertenece a grandes queserías, que suelen ser las únicas que tienen la oportunidad y las facilidades para exportar. Así que en octubre se han animado a desplazarse a Madrid e iniciar su promoción exterior.

queso prpject

“Se exporta buen queso canario, pero nosotros queremos ir más allá. Muchos de los quesos con los que trabajamos llevan pasando por las manos de bastantes generaciones de queseros”; pero desde Queso Project quieren “que el queso herreño que hace Juan José en Valverde con sus 75 cabras, el queso de Yolanda de Fontanales o el queso que elabora Toni en La Palma, entre otros, lleguen a Madrid”, explican.

En la Península ya tienen clientes potenciales, que se han interesado por el proyecto, y como dicen, “si triunfa el proyecto triunfan los protagonistas, los queseros”.

Estos jóvenes emprendedores afirman que la mayoría de los queseros son además ganaderos, e invierten un esfuerzo “descomunal” para el valor final del producto. “Conocemos queseros que están compitiendo en precios con grandes producciones y eso hay que cambiarlo, el consumidor final debe saber diferenciar entre un producto artesano y un producto que no lo es. Además a la gran mayoría sus clientes les fijan el precio de costo y marcan el devenir del mercado, nosotros no”, dicen.

Critican además que se encuentran en la tesitura de que algunos debido al bajo precio que pueden vender el producto están a punto de desaparecer.

En Lanzarote se venden bien

queso project

Tienen su visión global del mercado canario, y diferencian situaciones: “La situación es diferente dependiendo de cada isla: en Lanzarote y Fuerteventura el queso es más fácil de vender; en cambio en algunos pueblos de la cumbre de Gran Canaria la cosa es diferente. Si desaparece una quesería artesana desaparece parte de nuestra tradición. El proyecto de la red de queserías artesanas de pequeña producción surge para intentar, desde nuestra pequeña posición, apoyar a estas queserías que se encuentran en esta situación.”

Apuntan Ana y Vicente que sus clientes en Madrid buscan precisamente lo que no quiere un supermercado, estacionalidad y producción limitada, características propias de estas elaboraciones con gran arraigo en la tradición canaria. “Si las cosas salen bien podremos demostrar que si desde un pequeño comercio se puede fomentar el consumo de queso artesano de un puñado de pequeñas queserías, qué no se podrá hacer desde instituciones públicas para fomentar el consumo de queso canario artesano fuera de nuestras fronteras”, concluyen.