A prisión un joven en Arrecife tras una peligrosa persecución en coche

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Arrecife a un joven de 23 años como presunto autor de los delitos de quebrantamiento de condena, robo de vehículo, amenazas, coacciones, conducción temeraria, contra la seguridad vial, lesiones, daños y robo con fuerza.

El detenido, que responde a las iniciales I.J.H.D, huyó con una furgoneta que había sustraído a una amiga tras dejarla encerrada en una habitación, según relata la Policía, que detalla el hecho de que el arrestado condujo antes de ser detenido de forma temeraria, embistiendo en su huída a un vehículo hasta sacarlo de la calzada; resultaron heridos los dos ocupantes del vehículo que se vio implicado en la persecución. Al joven se le considera, además, presunto autor de un robo con fuerza en un concesionario de automóviles y de la agresión a un empleado de un taller mecánico.

Los hechos se desencadenaron en la tarde del pasado sábado, cuando una patrulla de la Policía Nacional observó una furgoneta de color negro, que al percatarse de la presencia policial, aceleró bruscamente, pudiendo reconocer uno de los agentes al conductor de la misma, al contar con antecedentes policiales anteriores.

Los funcionarios policiales procedieron a dar el alto al conductor de la furgoneta, que hizo caso omiso, iniciando una huída “a una velocidad excesiva, saltándose líneas continuas, poniendo en riesgo la seguridad del resto de conductores que tienen que realizar maniobras para evitar la colisión”, detallan los investigadores.

Los agentes siguieron al vehículo advirtiendo del peligro existente al resto de usuarios mediante la utilización de medios acústicos y luminosos, hasta que la furgoneta embistió a otro coche sacándolo de la calzada.

En ese momento el conductor de la furgoneta emprendió la huída a la carrera, mientras la patrulla policial asistió, hasta la llegada de una ambulancia, a los dos ocupantes del coche embestido, que tuvieron que ser trasladados hasta el Hospital José Molina Orosa. En el lugar colaboró la Policía Local de Arrecife, que realizó el correspondiente atestado.

Mientras, otras patrullas policiales iniciaron una búsqueda por las inmediaciones, localizando al conductor de la furgoneta en el interior de las instalaciones de una empresa.

Se cayó tras saltar un muro

Al ver a los agentes, subió a un muro de unos 4 metros y desde allí saltó con intención de continuar la huída, cayendo y quedando inmóvil en el suelo.

Los agentes policiales comprobaron que el mismo presentaba un corte en la mano izquierda y procedieron a su traslado hasta un centro de salud cercano, donde el personal médico confirmó a los funcionarios que dicha lesión no era reciente.

Los agentes procedieron a su cacheo de seguridad, encontrándole oculto en sus pantalones un bote conteniendo 6 pastillas de psicotrópicos y confirmando que el mismo no poseía permiso de conducir. Así los agentes procedieron a su detención como presunto autor de los delitos de conducción temeraria y contra la seguridad vial.

Dejó encerrada en una habitación a la propietaria de la furgoneta

Paralelamente se localizó a la propietaria de la furgoneta, que manifestó a los agentes que el arrestado, con el que mantenía una relación de amistad, la dejó encerrada contra su voluntad en una habitación de su casa y le quitó las llaves de su furgoneta.

Explican desde la Policía Nacional que, pasados unos minutos, la mujer pudo contactar telefónicamente con una persona que se desplazó hasta su casa y la liberó, abriendo la puerta de la habitación. Luego se percató que su vehículo no estaba donde lo había dejado estacionado.

Los agentes comprobaron igualmente que el detenido no se reincorporó el pasado día 8 de junio de 2017 a un establecimiento penitenciario lanzaroteño, por lo que contaba con una orden judicial de búsqueda e ingreso en prisión en vigor.

Presunto autor de la agresión a un mecánico y un robo

Los investigadores policiales consideran al detenido presunto responsable de las lesiones ocasionadas la mañana del día 7 de julio de 2017 a un mecánico de un taller que previamente se había percatado de que el arrestado le había sustraído las llaves de un vehículo. Al verse sorprendido, golpeó en la cabeza al empleado ocasionándole una herida por la que tuvo que recibir varios puntos de sutura. Además, antes de abandonar el lugar, lanzó varias piedras que impactaron contra otro vehículo ocasionándole diversos daños y amenazó con incendiar todos los coches del taller.

Además, los investigadores policiales, al darse la circunstancia de que la lesión que presentaba el detenido -un corte profundo en la mano izquierda– no era reciente, consideran al detenido presunto autor del robo perpetrado la madrugada del pasado día siete de julio de 2017 en un concesionario de vehículos de la capital lanzaroteña, de donde tras forzar la puerta del local y fracturar una cristalera sustrajeron la cantidad de 570 euros en efectivo.

Un testigo de los hechos manifestó a los agentes que vio salir del concesionario a un joven vestido de negro con un pasamontañas, limpiándose la mano izquierda.

Con todo ello, el detenido fue informado de que se le consideraba también presunto responsable de los delitos descritos. E instruido el correspondiente atestado policial, fue puesto este martes a disposición de la Autoridad Judicial competente, quien decretó su ingreso en prisión.