Cuando la hipnosis ayuda a combatir el trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo es un cuadro psicopatológico que afecta  alrededor del 2,5% en la población general (Yoldascan, 2009), aunque hay en torno a un 13% que presenta algún síntoma obsesivo-compulsivo que interfiere en su vida diaria (Fullana, 2010).

Bajo estas premisas, el Colegio de la Psicología de Las Palmas (COPLP) ha llevado a cabo una jornada en la que se expuso  un caso práctico donde se aplicó la hipnosis clínica como coadyuvante (tratamiento  que contribuye o ayuda a la solución del problema o enfermedad, manera suplementaria) a la terapia cognitivo comportamental aplicada a un paciente con esta patología, con el fin de mostrar los beneficios de está práctica para paliar los síntomas.

Ante un nutrido grupo de profesionales de la psicología interesados en profundizar en el método de la hipnosis, la especialista en adicciones, terapia sexual y de pareja, y miembro del Grupo de Trabajo de Hipnosis Psicológica del COPLP, Raquel Armas, explicó que “el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es una patología compleja de diagnosticar prematuramente y a edades tempranas las obsesiones son difusas y difíciles de evaluar… Los comportamientos de TOC en menores se asocian al síndrome de la Tourrettem, tics, o manías. En adultos frecuentemente vienen también con depresión, dificultando la calidad de vida”. 

Raquel Armas basó su exposición en el Modelo de Valencia Hipnosis Despierta en el que no es necesario que la persona hipnotizada cierre los ojos, ésta puede seguir hablando con fluidez o caminando.

Este Modelo favoreció el cambio de actitudes y maximizó los efectos del caso expuesto. También provocó mayor seguridad en el control de los pensamientos intrusivos y confianza en cuanto que se disponía de una herramienta que podía utilizar en su día a día con total naturalidad, sin esfuerzo aparente.

Existen numerosos tipos de obsesiones, que abarcan desde la contaminación, la enfermedad, la duda, la simetría, el orden, y perder cosas, entre otros, y las compulsiones que se realizan para tratar de contrarrestar ese temor son los de limpieza y lavado, comprobación física, atesoramiento y repeticiones exagerados e irracionales.

Armas concluyó que “la hipnosis como coadyuvante en el tratamiento contribuyo a la eficacia de la terapia” y destacó la necesidad de hacer estudios rigurosos en este campo.