Condenados dos agentes por tortura en el caso de los hermanos Lemes

Cuando se cumple casi siete años de los hechos, la sección primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a dos de los seis policías nacionales acusados en 2010 de un posible delito de tortura y lesiones en el caso de dos detenidos en la Comisaría de la Policía Nacional en Arrecife, unos hechos que se producían en zonas comunes de las instalaciones policiales y que tenían como protagonistas a dos arrestados, los hermanos Lemes.

La sentencia absuelve a cuatro de los agentes, y los condenados han sido el subinspector Juan Carlos Gutiérrez, al que establecen dos años de cárcel; y el agente Airam Pérez González, condenado a dos años y medio de prisión. A ambos se les condena a una inhabilitación absoluta durante once años. Además, deberán pagar una indemnización de 13.000 euros a uno de los afectados, Nelson Lemes, por las lesiones provocadas; y otros 12.000 euros por el daño moral originado. No ocurre así con su hermano.

En la sentencia se relatan los hechos de la comprometida detención, en la que varios agentes recibieron golpes de los acusadores, y cómo posteriormente los dos policías condenados no cumplieron con su obligación de velar por la integridad física del detenido, una circunstancia que quedó recogida parcialmente en la cámara de videovigilancia de uno de los pasillos.

Condena por agresión

Además, la Audiencia Provincial ha determinado una condena por agresión para los hermanos Nelson Jesús y Yari Damián Lemes, protagonistas de la agresión en Comisaría pero que previamente habían sido detenidos en un parque urbano del barrio de Titerroy, tras haber agredido a un joven.

Se considera que tanto Nelson Jesús como Yari Damián fueron autores de un atentado contra la autoridad, lesionando a los agentes, una circunstancia por la que los condenan a seis meses de prisión. También se les estima autores de una falta por la agresión a un joven, en el parque de Titerroy, por lo que deberán pagar 105 al joven agredido. Deberán además abonar 225 euros a cada uno de los tres policías agredidos en su día.